Historia Vacaciones en Paz

image_pdfimage_print

Vacaciones en Paz CEAS Sahara

“Millones de niños en todo el mundo quedan marcados desde muy temprana edad por la guerra, el hambre o el éxodo; palabras que no distinguen a inocentes de culpables y que siempre que se imponen lo hacen para negar el futuro, la solidaridad y la libertad a quienes más lo necesitan.”

Desde el inicio del conflicto armado saharaui-marroquí, se concreta la puesta en marcha durante los meses estivales de unas colonias infantiles en la costa de Argelia con el fin de que los niños y niñas saharauis en el exilio puedan distanciarse temporalmente de la realidad de los campamentos de refugiados, de las carencias (alimenticias, educativas, sanitarias) que soportan y sufren, el programa se inicia en el verano de 1976, con grupos reducidos de niñas/os.

Es en el verano de 1979, gracias a la colaboración entre en Frente Polisario y el PCE, cuando llegan a España los primeros/as 100 niños/ass saharauis, que se reparten entre tres comunidades: Andalucía, Valencia y Cataluña. Esta iniciativa  surge con el objetivo de  apartar a estas/os pequeñas/os de la guerra y de las duras condiciones del desierto durante los meses de verano.

La experiencia resulta tan beneficiosa, que a mediados de los años 80, se pone en marcha el programa “Vacaciones en Paz”, sin duda el proyecto estrella de todos los que llevamos a  cabo las diferentes Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui del estado español.

Los niños y niñas saharauis son los verdaderos embajadores de la causa, ellas y ellos son las/os que cada verano, nos empujan a  seguir pidiendo justicia para su pueblo.

“Vacaciones en Paz”, consiste en el acogimiento durante los meses de Julio y Agosto de niños y niñas saharauis por familias españolas.

El proyecto tiene entre sus principales objetivos:

  • Posibilitar a la población infantil saharaui de los Campamentos de Refugiados salir de las duras condiciones en las que viven, y alejarles de las altas temperaturas del desierto Argelino, que en verano pueden alcanzar  los 50º
  • Realizarles reconocimientos y tratamientos médicos que resultan imposibles en los Campamentos, estudiando las posibilidades de diferentes tratamientos según las necesidades.
  • Proporcionar un equilibrio alimenticio que les permita recuperar los niveles necesarios de nutrientes.
  • Fomentar el aprendizaje del castellano, segundo idioma oficial de la RASD.
  • Potenciar los lazos históricos que unen el pueblo saharaui con el pueblo español, concienciando a la población española sobre el problema que sufren desde hace más de 40 años.
  • Crear vínculos familiares durante la acogida que perdurarán una vez que regresan a los campamentos (envío de alimentos, medicinas, visitas a las familias, etc.)