El movimiento de Solidaridad con el Sáhara Occidental se concentra en Santander en defensa de los DDHH

Unas sesenta de personas han participado esta tarde en la Plaza del Ayuntamiento de Santander en un acto en defensa de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental convocado por la Asociación de inmigrantes saharauis en Cantabria- Miyek, la Liga de jóvenes y estudiantes saharauis en Cantabria, la ONG Cantabria por el Sáhara y la Asociación Alouda Cantabria, con el apoyo de la Delegación del Frente POLISARIO en Cantabria.

Según estas organizaciones, la convocatoria del acto es una respuesta a la escalada de violencia sufrida por periodistas y activistas saharauis de Derechos Humanos en los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos. Una violencia que se viene produciendo desde que en 1975 España abandonara su colonia pero que se recrudeció en 2010 con el desmantelamiento del Campamento de Gdeim Izik y, muy especialmente, desde la ruptura del alto el fuego por Marruecos en noviembre pasado y la consiguiente vuelta a las armas.

En el comunicado al que han dado lectura dos jóvenes saharauis, las organizaciones convocantes han exigido el cese de la represión sobre la población civil saharaui y la libertad de los cuarenta presos políticos encarcelados por Marruecos con penas que llegan incluso a la cadena perpetua.

Las caras y los nombres de los presos podían verse en los carteles que portaban algunas de las personas participantes en el acto, concentradas en el centro de la plaza en torno a una pequeña jaima; pero entre los carteles destacaba el que hacía mención a MOHAMED LAMIN HADDI, periodista y preso político saharaui que ha llevado a cabo una huelga de hambre de setenta días, iniciada el pasado 13 de enero para denunciar la condena de 25 años impuesta por el régimen opresor marroquí con falsos delitos que le fueron imputados a raíz de su intervención en el campamento de Gdeim Izik, en 2010, en el que pacíficamente se pedía libertad para el pueblo saharaui.

Haddi lleva más de 10 años en prisión y, desde 2017, en régimen de aislamiento. Para llamar la atención sobre su situación, el pasado 13 de enero inició una huelga de hambre que finalizó la pasada semana cuando las autoridades marroquíes decidieron alimentarle por la fuerza. Pero durante todo este tiempo, y a pesar del grave deterioro de su salud, Haddi no recibió atención médica y su familia no pudo visitarlo ni recibió información sobre su estado. La situación de Haddi es comprometida ya que, a los daños irreversibles en su salud, se une el hecho de que vuelve a estar aislado y en pésimas condiciones.

El comunicado finalizaba diciendo “no sólo queremos que la vida de Haddi no corra peligro, queremos su libertad y la de todos los jóvenes saharauis encarcelados sin motivo. Queremos que las organizaciones internacionales presionen al régimen marroquí para que deje de infligir violencia sobre la población saharaui, y que nuestro gobierno deje de legitimar a una monarquía autoritaria, promotora de violencia y ocupante del Sáhara occidental”.

COMUNICADO DE LA CONCENTRACIÓN Las organizaciones aquí presentes nos concentramos para contar a la ciudadanía lo que ocurre cada día en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Hace muchos años que la ocupación marroquí ejerce violencia sobre los saharauis que alzan su voz para denunciar dicha ocupación o sobre quienes quieren contar al mundo lo que ocurre en su país. La vuelta al conflicto armado no es el inicio de las violaciones de derechos humanos que sufren los y las saharauis, pero ha sido un punto de inflexión en cuanto a la intensidad de los ataques que sufren, sobretodo, los activistas en el territorio. Una violencia que apenas es contada por los medios de comunicación. Este silencio no hace más que legitimar al agresor y contribuir al muro de silencio impuesto por el régimen marroquí. Esta violencia física y psicológica hacia hombres y mujeres saharauis es intolerable, pero tanto como la mirada hacia otro lado de quien lo sabe y no hace nada. Los aquí presentes no queremos ser cómplices del silencio. Queremos poner voz a las víctimas, a los y las activistas saharauis que cada día se juegan la vida por el mero hecho de ser saharauis en su propio país. Estamos aquí por todos ellos, pero especialmente nos preocupa hoy la vida de MOHAMED LAMIN HADDI, periodista y preso político saharaui que lleva dos meses en huelga de hambre, iniciada para denunciar la condena de 25 años impuesta por el régimen opresor marroquí, de la que lleva cumplidos 10 años. 10 años preso por falsos delitos que en su día se le imputaron, inventados para silenciarle, como consecuencia de su intervención en el campamento de la libertad Gdeim Izik, en 2010, en el que pacíficamente se pedía libertad para el pueblo saharaui. Además, Haddi lleva desde 2017 aislado, absolutamente solo, sabiendo que su único delito es defender a su pueblo y no doblegarse.  Ante esta injusticia y para llamar la atención sobre su situación, inició el 13 de enero una huelga de hambre durante más de 70 días. Las propias autoridades penitenciarias le han obligado a poner fin a su acción inyectándole, los propios guardias de la prisión, vitaminas contra su voluntad. Todo ello sin recibir una visita médica durante todo este tiempo, a pesar del grave estado de salud que presenta. La situación de Haddi es comprometida, con daños irreversibles en su salud, vuelva a estar aislado y en pésimas condiciones. Nosotros no sólo queremos que la vida de Haddi no corra peligro, queremos su libertad y la de todos los jóvenes saharauis encarcelados sin motivo. Queremos que las organizaciones internacionales presionen al régimen marroquí para que deje de infligir violencia sobre la población saharaui, y que nuestro gobierno deje de legitimar a una monarquía autoritaria, promotora de violencia y ocupante del Sáhara occidental. Libertad para los presos saharauis. Libertad para Haddi. Sahara libre. Santander 31 de Marzo 2021

¿Te ha interesado esta noticia?

¡¡ Suscríbete a los boletines de CEAS - Sahara !!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Ayúdanos a difundir en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print