Cartas

Solicitud urgente de rectificación a El País

CEAS SAHARA LOGO

Sr. Director

Ediciones EL PAÍS S.L.

Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid

En Madrid, a 10 de agosto de 2017

Sr. Director:
Me dirijo a usted en mi condición de Presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, CEAS-Sahara, en el ejercicio del derecho de rectificación, al amparo de lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/84, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, en relación a la información aparecida el día 9 de agosto de 2017, en la edición digital del diario “El País”, sección internacional, suscrito por D. Pablo Mediavilla Costa y titulado “La española de origen saharaui retenida en Tinduf intenta suicidarse”.
El citado artículo parte de un titular falso, que es desarrollado a lo largo del texto, manteniendo y ampliando una información errónea y que, según se observa de la lectura del mencionado artículo, no ha sido convenientemente contrastada, sino que se basa en datos falsos obtenidos de fuentes que se han demostrado absolutamente parciales en todo lo que se refiere a los acontecimientos relativos a Maloma Takio Hamda desde su regreso a los Campamentos de Población Refugiada Saharaui con su familia.
La gravedad del contenido del artículo no se limita a la falsedad del hecho relatado y que se refiere a un inexistente intento de suicidio –ya desmentido por la propia Maloma-, sino que se extiende a lo largo de todo el texto respecto a otras cuestiones de trascendencia. Así, desde el inicio, se induce a los lectores en una determinada dirección al omitir datos relevantes, como la nacionalidad saharaui de la afectada, resaltando únicamente la nacionalidad española obtenida con posterioridad. Asimismo, se califican jurídicamente hechos, al expresar “retenida por su familia biológica (…) secuestrada por su hermano y dos de sus primos (…)”, de modo parcial, sin ningún tipo de prevención ni matiz, vulnerando el derecho de defensa y la presunción de inocencia, y con grave violación del derecho al honor y la propia imagen de la familia de Maloma y de la propia Maloma.
La ciudadana saharaui, Maloma Takio Hamda, que también ostenta nacionalidad española y conforme a dicha nacionalidad es conocida como Maloma Morales de Matos, ha desmentido la noticia aparecida en el diario El País, a través de un vídeo que ha sido colgado en la web http://www.delsah.polisario.es/. En este vídeo se puede observar a Maloma en perfecto estado de salud, explicando su situación y la falsedad de lo publicado en este medio informativo. Asimismo, y dado que el citado artículo mencionaba expresamente que “La joven fue trasladada al hospital de Rabuni,…”, personal médico que estaba trabajando en el Hospital de Rabuni, se interesó por el estado de salud de Maloma. En este sentido relata el médico D. Ignacio Calatayud Gómez (y así ha publicado en su Facebook), como la buscaron en el citado Hospital de Rabuni, accediendo con total libertad a todas las dependencias, sin que se encontrase en dicho centro hospitalario. Continúa relatando Ignacio Calatayud que no obstante, dado el tenor literal de la noticia, contactaron con Maloma y se trasladaron a su casa, donde pudieron hablar con ella y comprobar que estaba en perfecto estado de salud y la propia Maloma les solicitó que desmintieran la información falsa.
En definitiva el artículo publicado refleja una información que es falsa, pues no hubo ningún intento de suicidio, pero el resto del artículo evidencia una clara parcialidad en el modo de transmitir la información, omitiendo datos relevantes, y por otro lado imputando hechos delictivos a la familia de Maloma, con vulneración de derechos fundamentales como el derecho a la defensa, presunción de inocencia, así como el derecho al honor y a la propia imagen de Maloma y de su familia.
Las falsedades, errores graves y tergiversaciones de la realidad, constituyen un intento lamentable de desinformar a la ciudadanía, vulnerando el código deontológico de los y las profesionales del periodismo, pero además la información falsa que se contiene daña la dignidad y la propia imagen de las personas afectadas, pudiendo incluso ser constitutiva de delito.
Asimismo, este tipo de noticias falsas tiene una repercusión negativa en la visibilidad de la lucha pacífica del pueblo saharaui por su libertad y por su derecho a la autodeterminación. Por otro lado, no deja de llamar la atención que desde este medio informativo, se difundan noticias falsas como la de ayer, mientras se omite toda información de las graves violaciones de derechos humanos que tienen lugar en el territorio del Sáhara Occidental ocupado ilegalmente por Marruecos sobre la población saharaui que vive en dicho territorio, violaciones graves que se concretan en allanamientos de morada, detenciones arbitrarias, juicios sin garantías, torturas, etc., prácticas habituales por parte de las autoridades marroquíes contra los ciudadanos y ciudadanas saharauis y que son denunciadas por distintas organizaciones de defensa de derechos humanos.
Por todo lo anterior, se solicita que se proceda a rectificar la información publicada, dada su falsedad, parcialidad y falta de rigor, pidiendo que se declare expresamente el error cometido, en el mismo medio y con, al menos, la misma visibilidad que la noticia publicada en el día de ayer.
Sin otro particular, le saluda atentamente,
José Manuel Taboada Valdés

Presidente de CEAS-Sahara