Aragón

Um Draiga: La Comisión Informativa para el Sahara Occidental aborda el caso de la huelga de hambre de los presos de Gdeim Izik 

Representantes de los grupos municipales han conocido la situación de los presos saharauis en las cárceles marroquíes y de los problemas de salud de la infancia y mujeres en los campamentos de refugiados en Tinduf.

Las explicaciones han sido realizadas por miembros de la comunidad saharaui (AISA), de Um Draiga y del Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental.

La Comisión Informativa para el Sahara Occidental (CISO) en la que participan miembros de todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza y que está presidida por su vicealcaldesa, Luisa Broto, ha recibido a representantes de la comunidad saharaui y de asociaciones de solidaridad para conocer la situación que viven los presos de Gdeim Izik que actualmente se encuentran en huelga de hambre.

Francisco Palacios, presidente del Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental, ha descrito “la precaria situación estructural que viven los presos saharauis en cárceles marroquíes, agravada por la falta de asistencia médica a las personas que iniciaron su huelga de hambre en protesta por la situación de los presos políticos saharauis”. En este sentido, se ha indicado que la huelga, iniciada el 9 de mayo, suma ya 26 días sin alimentos y el fallecimiento de uno de los presos derivado de esta situación. Cabe recordar que las irregularidades del juicio de Gdeim Izik fueron denunciadas por entidades como Human Rights Watch, Amnistía Internacional o el Centro Robert Kennedy.

Maimina Errer Bouzeid, representante de la comunidad saharaui en Aragón (AISA) y de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis, ha añadido que “el trato vejatorio a otros grupos de presos políticos es similar, como el que se está dando a unos estudiantes saharauis encarcelados por manifestarse en Rabat”. Mientras, en los Territorios Ocupados del Sahara Occidental, Maimina ha recordado que “en los últimos días han aparecido los cadáveres de dos jóvenes cuyo único delito fue manifestarse”.

En representación de Um Draiga, Jesús Maestro ha expuesto los problemas de salud, derivados de la mala alimentación, que sufren las personas refugiadas en Tinduf. Tras más de 40 años expulsados de su territorio, dependientes de la ayuda de cooperación, los problemas de alimentación han derivado en unos niveles de anemia que ACNUR sitúa en un 70% en mujeres lactantes y en un 65% en mujeres embarazadas. Asimismo, ha lamentado el incremento de mortalidad infantil y de madres en el parto por este motivo, así como de desarrollo físico y mental de los menores refugiados.

Forman parte de la CISO Luisa Broto (Zaragoza en Común), Ángel Loren (PP), Lola Campos (PSOE), Cristina García (Ciudadanos) y Carmelo Asensio (CHA).

Fuente: http://www.zaragoza.es/ciudad/noticias/detalle_Noticia?id=226997