Coordinadora estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara

por la autodeterminación e independencia del pueblo saharaui

Comunicado: Ante el primer aniversario de la traición de Sánchez

concentracion_170322

Hace un año el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su ministro de Exteriores, Albares, rompieron el apoyo tradicional de nuestro Estado a una solución acorde con la legalidad internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas para culminar el proceso de descolonización del Sáhara Occidental.

Hace un año de la traición de Pedro Sánchez al pueblo saharaui, pueblo con el que España tiene una gran deuda tras el abandono del territorio en 1976. España sigue siendo la potencia administradora del territorio y como tal, tiene una responsabilidad hasta que concluya el proceso de descolonización.

El presidente Sánchez traicionó al partido con el que forma coalición de Gobierno al no comunicarle el cambio de postura. Su decisión fue ampliamente rechazada tanto en el Congreso como en el Senado. Además, traicionó también, el sentir mayoritario de nuestra población que considera al pueblo saharaui como su pueblo hermano.

Un año después, lejos de retractarse y volver a la senda de la legalidad, ha participado en una reunión ministerial con el Gobierno marroquí manteniendo su vergonzosa postura, aceptando, incluso, el veto impuesto por Marruecos para que no participaran miembros de su Gobierno. Marruecos no es un socio de fiar. El Gobierno español no puede plegarse ante un Estado que no respeta la legalidad internacional y que viola sistemáticamente los derechos humanos.

Pero, se nos dice, que hemos de ser buenos con el vecino marroquí, que hemos de tragar sapos, los que hagan falta para que no se enfade, que hemos de tenerlo contento. Y nosotros nos preguntamos: ¿a costa de la represión y de la violación de los derechos humanos? ¿A costa de la legalidad internacional y del derecho a la descolonización contemplado por las Naciones Unidas? ¿En contra de la voluntad popular y de las fuerzas políticas representadas en el Gobierno y en el Parlamento? ¿A cambio de qué?

Debe ser a cambio de que Marruecos haga lo que debe hacer cualquier país normal. Es decir, respetar las fronteras reconocidas internacionalmente y controlarlas. Sin embargo, nuestras fronteras continúan siendo permeables y Marruecos no renuncia a su soberanía sobre las ciudades de Ceuta y Melilla, cuando no a las aguas canarias.

Por eso hoy, un año después de la traición queremos volver a decir, que nosotros, el movimiento solidario con el pueblo saharaui, no estamos de acuerdo, que en nuestro nombre no queremos consumar la vergüenza. Que queremos relaciones normales con Marruecos, pero, exigiéndole, cómo a cualquier otro Estado, que respete los derechos humanos y el derecho internacional.

Que apoyamos la justa causa del pueblo saharaui y su derecho a la autodeterminación y la independencia. Que ni nosotros, ni el conjunto de la población, ni la mayoría de las fuerzas políticas, incluso militantes de su propio partido, están de acuerdo con su posición.

Exigimos que se vuelva a la senda de la legalidad internacional, exigimos la celebración del referéndum y que España asuma sus responsabilidades con el pueblo saharaui acompañándolo y auspiciando el proceso de descolonización pendiente hacia la autodeterminación y la independencia.

Viva el pueblo saharaui

Sáhara Libre

¿Te ha interesado esta noticia?

¡¡ Suscríbete a los boletines de CEAS - Sahara !!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Ayúdanos a difundir en las redes sociales