Carta al director del Instituto Cervantes, Luis García Montero

 

Amigo Luis:

Desde CEAS-Sáhara, en nombre del movimiento solidario con el pueblo saharaui del Estado español, queremos felicitarte por tu nombramiento al frente del Instituto Cervantes. Recibe un afectuoso abrazo de todas y todos nosotros. Tenemos la convicción de que harás un gran trabajo al frente de esta institución, poca gente como tú sabe del poder de la palabra y del lenguaje como una forma necesaria de tender puentes entre personas, entre pueblos, entre ideas e identidades. Una virtud que, en los días que vivimos, es más necesaria que nunca.

Como sabes, nuestro hermano pueblo saharaui tiene en la lengua española una de sus principales señas de identidad y herramienta de comunicación. Las personas mayores todavía guardan sus carnets de identidad españoles, de cuando el Sáhara Occidental era una provincia más, una colonia española. En lengua española se han desarrollado gran parte de sus episodios vitales, siendo uno de los pocos lugares del continente africano donde se enseña el castellano en las escuelas. Las generaciones intermedias también hablan nuestra lengua, su lengua, pero con un marcado acento caribeño de los años en los que cursaron sus estudios universitarios en Cuba, gracias a los programas cubanos por los que miles de saharauis han asistido a sus universidades y completado su educación superior. Las niñas y niños, las generaciones más jóvenes, también se expresan en español, fruto de los veranos que han pasado aquí mediante el programa de Vacaciones en Paz. Niñas y niños que absorben con habilidad nuestra lengua y sus matices, algunas, cuando regresan a los campamentos de población refugiada de Argelia, muestran un acento granaíno, otros la musicalidad asturiana, otras sueltan expresiones manchegas en medio del desierto.

Una de nuestras reivindicaciones desde hace años es la creación de una sede del Instituto Cervantes en los campamentos de población refugiada saharaui de la región argelina de Tinduf. Miles de saharauis viven allí, en el exilio, esperando regresar a su país ocupado por Marruecos. Miles de saharauis que usan también el castellano como forma de comunicarse y entenderse. Creemos que la presencia de una sede del instituto que ahora tu presides serviría para ayudar a este pueblo a posicionarse en el mundo de una manera más ventajosa, con la cultura, la lengua y el diálogo común con España y gran parte de América Latina, Estados Unidos y otros lugares del mundo.

Sabemos de la dificultad política que esto conlleva, pero también sabemos de lo interesante que podría resultar para el progreso de esta población refugiada que lleva en este duro exilio del desierto más de 40 años. Te invitamos a que consideres esta oportunidad y gustosamente viajaríamos contigo para que puedas conocer de primera mano la situación y los esfuerzos de las autoridades saharauis por hacer efectivo el derecho a la educación, también en castellano.

Queremos trabajar contigo, codo con codo, en estudiar las posibilidades de que esta iniciativa que tanto tiempo llevamos reclamando pueda ser una realidad. Nos gustaría mucho reunirnos contigo para, como dijo el inolvidable Galeano, mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza.

Atentamente,

 

José Taboada Valdés
Presidente de CEAS-Sahara


¿Te ha interesado esta noticia?

¡¡ Suscríbete a los boletines de CEAS - Sahara !!

[Total: 3 Porcentaje: 4.7]