Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
La Unión Africana, aliado estratégico de la Unión Europea

El presidente Rodríguez Zapatero, que ostenta la presidencia turnante europea este semestre de 2010, asistirá a la cumbre africana de Adis Abeba el próximo 31 de Enero. La Unión Africana (UA) celebra su cuarta reunión de Jefes de Estado en la capital etíope en la que tratará de los conflictos en el continente, de la mundialización y las nuevas tecnologías y de las relaciones del organismo panafricano con la Unión Europea y el G-8.

Pedro Canales | 27/01/10

La UA reúne a todos los países del continente excepto Marruecos, que no ha adherido a la misma en protesta por la presencia de la República Árabe Saharaui Democrática. Mohamed Abdelaziz, Secretario general del Frente Polisario, ostenta además una de las vicepresidencias de la Unión panafricana, y será en consecuencia uno de los interlocutores del Presidente Zapatero.

Argel y Rabat observan con atención la reunión de Etiopía y la participación en la misma de Zapatero, así como del Subsecretario de Estado norteamericano Johnnie Carson. Entre los “conflictos internos” que abordará la UA se encuentra el del Sahara Occidental, además de Sudán y Guinea.

La Unión panafricana tratará de las nuevas tecnologías, en particular de la introducción en el continente de las espaciales. En noviembre se hizo una reunión previa en Sudáfrica y en diciembre en Argel, para coordinar los planes de desarrollo espacial en el continente. Sudáfrica, Nigeria y Argelia han decidido crear una coordinación de satélites espaciales destinada a la lucha contra la desertificación, la gestión del agua y el estudio geológico. Argel quiere además instalar un cable de fibra óptica entre las capitales argelina y nigeriana, que discurrirá paralelo al gasoducto transahariano NIGAL. Con un total de más de 4 mil kilómetros, este gasoducto tiene un presupuesto de más de 120 mil millones de dólares y transportará hacia Europa vía Argelia entre 20 mil y 30 mil millones de metros cúbicos de gas natural.

Pero el tema más delicado será sin duda alguna el de la gestión de los conflictos internos en África. Aunque el propósito de los países miembros de la UA es el de ocuparse de los mismos “con los propios medios”, el ministro argelino de relaciones con el Magreb y África, Abdelkader Messahel, reconoce que África “no dispone de los medios suficientes” para resolver conflictos como el de Sudán, donde se prevén elecciones en 2010 y un referéndum en Darfur en 2011, o el de Guinea donde el proceso de solución del conflicto “está en camino”.

El conflicto del Sahara Occidental es también considerado como “interno” por la Unión Africana, con la diferencia de que en este caso sólo uno de los protagonistas, el Frente Polisario, es miembro de la organización panafricana, mientras que Marruecos no. La Unión Africana espera un compromiso más relevante de la Unión Europea para resolver este conflicto viejo de 35 años. La declaración del embajador español en Argel, Gabriel Busquets afirmando que “España apoya los esfuerzos de Naciones Unidas para encontrar una solución justa, definitiva y mutuamente aceptable que garantice el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui”, ha frenado la susceptibilidad creada en la Unión Africana, el Polisario y Argelia en particular, por la ambigüedad de la posición española, mantenida a pesar de la declaración del ministro Miguel Ángel Moratinos de que España “no ha reconocido la soberanía marroquí sobre el Sahara occidental” hecha durante la crisis protagonizada por la expulsión de la activista saharaui Aminetu Haidar de Laayún y su posterior admisión al territorio.

Dos temas clave que abordará la cumbre, en presencia del presidente español, serán la inmigración ilegal y la lucha contra el terrorismo. Para ambos, un interlocutor privilegiado es Argelia, pues en su capital se acordó la Plataforma y Plan de Acción para hacer frente al problema migratorio. Y además es en Argel donde tiene su sede el Centro Africano de Investigaciones y Estudios sobre el Terrorismo (CAERT, su sigla en francés). La cumbre de Adis Abeba evaluará así mismo el camino recorrido en el partenariado entre la UA y el G-8.

La participación del Presidente Zapatero en la cumbre africana permitirá quizás impulsar un mayor protagonismo de España en el continente, cada día más sometido a las luchas de influencia entre las grandes potencias, las tradicionales Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, y las más recientes China, Rusia, Irán y algunas monarquías del Golfo.

El Imparcial