Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
La Audiencia Nacional aplaza hasta mayo la declaración de Haidar


- La activista saharaui hablará como testigo en la investigación de delitos de genocidio y torturas en el Sáhara Occidental

EFE - Madrid | 08/03/11

La activista saharaui Aminatu Haidar.-REYES SEDANO El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha aplazado hasta el próximo mes de mayo la declaración como testigo de la activista saharaui Aminatu Haidar, en relación con la querella en la que investiga a varios altos cargos marroquíes por delitos de genocidio y torturas en el Sáhara Occidental.

Según fuentes jurídicas, Ruz ha aplazado hasta el 11 y 12 de mayo la toma de declaración de Haidar y otros trece testigos, prevista inicialmente para mañana miércoles y el jueves. Todos los testigos son saharauis residentes en los campamentos de refugiados del Tinduf, en territorio argelino, y afirman haber sufrido la represión marroquí.

En enero del año pasado, el juez Baltasar Garzón, que entonces todavía ocupaba el Juzgado Central de Instrucción número 5, cursó una comisión rogatoria a Argelia para poder interrogar allí a los trece refugiados saharauis. Sin embargo, finalmente se ha decidido que los testigos viajen hasta Madrid ante los problemas jurídicos que presentaba el hecho de que España no reconozca a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), a cuyos tribunales habían remitido a Garzón las autoridades argelinas.

Garzón se declaró competente el 30 de octubre de 2007 para investigar a trece altos cargos marroquíes por delitos de genocidio y torturas en el Sáhara Occidental en relación con la desaparición de cientos de saharauis, denunciada por varias asociaciones de Derechos Humanos, y un mes y medio más tarde, el 17 de diciembre, admitió a trámite la querella que habían presentado.

Los principales altos cargos marroquíes investigados son Housni Ben Sliman, superior que ordenó y dirigió presuntamente la campaña de detenciones y posteriores desapariciones en Smara en 1976, y Abdelhafid Ben Hachem, presunto responsable de los secuestrados en 1987 en El Aaiún y supervisor de los interrogatorios bajo tortura. A Ben Hachem también se le acusa de haber secuestrado el 20 de noviembre de 1987 a Djimi El Ghalia, a la que dio "orden de torturarla".

También destacan Said Ouassou, supuesto responsable directo de todas las detenciones de ciudadanos saharauis en El Aaiún entre 1976 y 1978; Abdelhak Lemdaour, presunto responsable y dirigente de una gran campaña de detenciones; Moustafa Hamdaoui, dirigente del cuartel de la gendarmería en Tan Tan en 1981, y Dris Sbai, quien presuntamente dirigía las operaciones de secuestros y torturas.

El resto son Ben Hima, Ayachi, Brahim Ben Sami, Hariz El Arbi, quien formó parte de la brigada criminal en El Aaiún; Abdelaziz Allabouch y Sanhaji Hamid, todos ellos relacionados con la detención y torturas a El Ghalia.

Los querellantes, asociaciones pro saharauis y de Derechos Humanos, aseguraban en un escrito presentado el 14 de septiembre de 2006, que el número de saharauis desaparecidos desde 1975 era de 542.

Público