Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Carta a Nicolas Sarkozy y a Condoleeza Rice

Madrid, 29 de Mayo de 2007

EXCMA. SRA. DÑA. CONDOLEEZZA RICE
Secretaria de Estado de los EE.UU. de Norteamérica
WASHINGTON, D.C.

Sra. Secretaria de Estado,

El Sáhara Occidental es el último país de África sin descolonizar y la ONU continua considerando que Marruecos ocupa ilegalmente el territorio. Han pasado más de 15 años desde que, bajo los auspicios de la ONU y la OUA, las partes en conflicto, el Reino de Marruecos y el Frente POLISARIO, acordaron el Plan de Arreglo para el Sáhara Occidental que establecía la celebración de un referéndum justo, libre e imparcial para que el Pueblo Saharaui decidiera libremente su futuro. No obstante, la ONU aún no ha sido capaz de hacer que Marruecos cumpla los acuerdos firmados con la parte saharaui.

El Sáhara Occidental es hoy un territorio ocupado por el ejército marroquí, dividido por muros y campos minados, al mismo tiempo que sus riquezas naturales son saqueadas masivamente. Mientras una parte de la población saharaui vive en los campamentos de refugiados en Tindouf (Argelia), en unas duras condiciones caracterizadas por la disminución de las ayudas humanitarias por parte de las organizaciones internacionales, la otra parte vive en las zonas ocupadas padeciendo, especialmente desde el 21 de mayo de 2005, de una brutal y continua represión que ha acabado, hasta ahora, con la vida de dos jóvenes saharauis.

Las resoluciones de la ONU desde 1960, del Tribunal Internacional de Justicia de 1975, del Departamento de Asuntos Jurídicos de la ONU de 2002 y las disposiciones internacionales aplicadas han reconocido los legítimos derechos del Pueblo Saharaui sobre el territorio del Sáhara Occidental.

El Pueblo Saharaui, numerosos países y millones de ciudadanos de todo el mundo confían en que la ONU mantenga con dignidad sus compromisos y principios, aplique la Legalidad Internacional y rechace las propuestas que pretenden imponer el hecho consumado colonial marroquí, contrarias al Plan de Arreglo y al Plan de Paz para la Autodeterminación del Pueblo del Sáhara Occidental, adoptado por unanimidad por el Consejo de Seguridad en julio de 2003.

El Gobierno al que Usted pertenece, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, no ha sido capaz aún de hacer cumplir la legalidad internacional y ha consentido que Marruecos obstaculice impunemente y de forma reiterada el Plan de Arreglo para el Sáhara Occidental desde 1991 y los Acuerdos de Houston de 1997, suscritos entre las partes: el Frente Polisario, legitimo representante del pueblo saharaui y el Reino de Marruecos, con el fin de resolver el conflicto por vía pacifica, celebrar el referéndum de autodeterminación y cerrar definitivamente el proceso de descolonización.

Queremos manifestarle nuestra preocupación porque la paz y la estabilidad están seriamente amenazadas por continuos retrasos en la realización del referéndum de autodeterminación y por la falta de una posición firme de la Comunidad Internacional, de acuerdo con la Legalidad y el Derecho Internacional.

El Pueblo Saharaui tiene derecho a vivir en paz y en libertad en su tierra, el Sáhara Occidental. Exigimos a las Naciones Unidas y a su Consejo de Seguridad que aplique las leyes y convenios internacionales, para que se respeten los legítimos derechos reconocidos al Pueblo Saharaui, a su autodeterminación e independencia, a fin de que se pueda celebrar, de una vez por todas, el referéndum prometido y decidir libremente su futuro como pueblo. Cualquier otra solución que se quiera aplicar para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental, que no contemple los legítimos derechos del pueblo saharaui a su autodeterminación e independencia, estará condenada al fracaso absoluto y sembrará la inestabilidad y el enfrentamiento en la zona del Magreb.

Así mismo, llamamos a su intervención urgente en defensa de los derechos humanos de los ciudadanos saharauis ante la represión del ocupante marroquí que, sistemáticamente, viene violando sus más elementales derechos desde hace más de 30 años, como así ha sido denunciado por reconocidas organizaciones internacionales de Derechos Humanos como Amnistía Internacional, Human Rights Watch o la misma Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en su informe de Septiembre de 2006, sobre su visita al territorio del Sáhara Occidental los días 15 al 23 de Mayo de 2006.

Esperamos de su intermediación para que se respete la legalidad internacional y se apliquen las más de 50 resoluciones de Naciones Unidas que reconocen el derecho del pueblo saharaui a su libre autodeterminación.

Reciba nuestra más alta consideración.

José Taboada Valdés
Presidente de CEAS-Sáhara


Madrid, 29 de mayo de 2007

Excmo. Sr. D. NICOLÁS SARKOZY
Presidente de la República Francesa
Palais de l’Elysée
57, Rue de Faubourg Saint-Honoré
75008 PARIS, FRANCIA

Sr. Presidente,

El Sáhara Occidental es el último país de África sin descolonizar y la ONU continua considerando que Marruecos ocupa ilegalmente el territorio. Han pasado más de 15 años desde que, bajo los auspicios de la ONU y la OUA, las partes en conflicto, el Reino de Marruecos y el Frente POLISARIO, acordaron el Plan de Arreglo para el Sáhara Occidental que establecía la celebración de un referéndum justo, libre e imparcial para que el Pueblo Saharaui decidiera libremente su futuro. No obstante, la ONU aún no ha sido capaz de hacer que Marruecos cumpla los acuerdos firmados con la parte saharaui.

El Sáhara Occidental es hoy un territorio ocupado por el ejército marroquí, dividido por muros y campos minados, al mismo tiempo que sus riquezas naturales son saqueadas masivamente. Mientras una parte de la población saharaui vive en los campamentos de refugiados en Tindouf (Argelia), en unas duras condiciones caracterizadas por la disminución de las ayudas humanitarias por parte de las organizaciones internacionales, la otra parte vive en las zonas ocupadas padeciendo, especialmente desde el 21 de mayo de 2005, de una brutal y continua represión que ha acabado, hasta ahora, con la vida de dos jóvenes saharauis.

El Pueblo Saharaui, numerosos países y millones de ciudadanos de todo el mundo confían en que la ONU mantenga con dignidad sus compromisos y principios, aplique la Legalidad Internacional y rechace las propuestas que pretenden imponer el hecho consumado colonial marroquí, contrarias al Plan de Arreglo y al Plan de Paz para la Autodeterminación del Pueblo del Sáhara Occidental, adoptado por unanimidad por el Consejo de Seguridad en julio de 2003.

Sr. Presidente, queremos manifestarle también nuestra preocupación porque la paz y la estabilidad están seriamente amenazadas por continuos retrasos en la realización del referéndum de autodeterminación y por la falta de una posición firme de la Comunidad Internacional, de acuerdo con la Legalidad y el Derecho Internacional.

Así mismo, llamamos a su intervención urgente en defensa de los derechos humanos de los inocentes ciudadanos saharauis ante la represión del ocupante marroquí.

En definitiva, le trasladamos la confianza, en esta nueva etapa de la Presidencia de la República francesa, de miles de ciudadanas y ciudadanos comprometidos con el pueblo saharaui, con la justicia y el derecho internacional, que esperan otra forma de entender y atender la política exterior francesa en el norte de África, y más concretamente en el Sáhara Occidental, dando prioridad a la legalidad internacional, a la justicia, a la defensa de los derechos humanos, en definitiva, a que el pueblo saharaui pueda decidir libremente sobre su futuro.

Reciba nuestra más alta consideración.

José Taboada Valdés
Presidente de CEAS-Sáhara