Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Hoy se escuchó en el Foro Social Mundial la voz de las mujeres saharauis víctimas de la represión marroquí


- Tras la denuncia de las representantes saharauis por las actitudes violentas de los enviados del Mahzen

- El equipo de seguridad logró contener la violencia dentro de la sala de ponencias, aunque en el exterior tuvieron que atajar varias agresiones físicas

REPRESENTACIÓN SAHARAUI EN EL FORO - Dakar | 08/02/11

La conferencia sobre la situación de las mujeres saharauis organizada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, CEAS-Sáhara, en el marco del Foro Social Mundial que se celebra en Dakar (Senegal) ha podido finalmente realizarse gracias a la intervención de la seguridad del Foro que, especialmente al inicio del acto, ha tenido que esforzarse duramente para impedir el boicot de cientos de marroquíes. Los miembros del equipo de seguridad evitaron la repetición de los incidentes ocurridos ayer cuando el acto sobre la descolonización del Sahara Occidental hubo de ser suspendido por la actitud violenta de los enviados de Marruecos. Los organizadores del Forum reforzaron la seguridad tras la denuncia realizada ayer ante la prensa internacional por parte de las mujeres saharauis y las protestas presentadas por la delegación del Sahara Occidental y el eurodiputado Willy Meyer.

En la conferencia se ha abordado la realidad que viven las mujeres saharauis, tanto en los territorios actualmente ocupados por Marruecos como en los campamentos de población refugiada en torno a Tinduf (Argelia), dos realidades muy distintas aunque ambas extremadamente duras.

Se han podido escuchar los testimonios de mujeres víctimas de la represión marroquí, como Leila Leili que ha contado su desaparición forzada y las torturas que ha sufrido durante su secuestro y posteriormente. Nhbuha Lehlifi, miembro del Comité de las Madres de los 15 Secuestrados Saharauis el 25 de Diciembre de 2005 y hermana de dos de estos desaparecidos, ha relatado los sufrimientos y la impotencia de su grupo que sigue sin conocer el destino de sus familiares. El testimonio más impresionante ha sido el de Djamila Sidahmed, hermana de Said Sidahmed, muerto por dos disparos de las fuerzas marroquíes tras el desmantelamiento de Gdeim Izic y cuyo cuerpo aún yace en la morgue del hospital de El Aaiún a pesar de las reclamaciones de Djamila y su familia para poder enterrarlo.

La encargada de Relaciones Internacionales de la Unión de Mujeres Saharauis (UNMS), Suelma Beiruk, ha resaltado la evolución de la doble lucha de las mujeres saharauis por la equidad y por la liberación de su pueblo en las duras condiciones del exilio, destacando el apoyo que reciben de las organizaciones internacionales de mujeres. Por su parte, María Rosario Arrizabalaga, en nombre de la Red Vasca de Solidaridad con las mujeres saharauis, ha explicado la importancia del apoyo mutuo entre mujeres de distintas realidades para conseguir la equidad de género en todo el mundo.

A pesar de la tensión y de algunos intentos de reventar el acto, el debate final permitió escuchar opiniones diversas y encontradas sobre la cuestión saharaui. Cabe destacar el llamamiento realizado por una observadora recientemente expulsada del Sáhara Occiedental a favor de Hayat Rguibi y Enguía El Haowesi, dos jóvenes que han denunciado haber sido secuestradas, violadas y arrojadas desnudas al desierto y que actualmente están presas en la cárcel negra de El Aaiún.