Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Respuesta al diario El País sobre el artículo publicado el 3 de marzo "Víctimas del terror en el Sáhara"

Señor director, con todos los respetos que usted y su periódico se merecen:

Publica usted, a página completa, un artículo con título "Víctimas del terror en el Sahara". Lo publica usted hoy, casi treinta años después de lo sucedido.

"Víctimas del terrorismo" llama su redactora a los entrevistados. De acuerdo. Aceptémoslo. Aceptemos que el estado español debe indemnizar a todas las víctimas de una guerra que se inició por culpa de su irresponsabilidad y su desvergüenza en 1975.

¿Sabe cuántos ciudadanos españoles de entonces murieron
 la mayoría de los saharauis tenían y tienen D.N.I. español- o quedaron mutilados o huérfanos en esa guerra? ¿Sabe cuántos desaparecieron o se pudrieron (y se pudren aún) en cárceles marroquíes? Hablo de civiles, señor director, niños, ancianos, mujeres desarmadas, señor director. Indemnicémosles a todos, sin distinción: a los que en 1975 eran ciudadanos españoles nacidos en Canarias o en Huelva, pero también a los que en 1975 eran ciudadanos españoles nacidos en El Aaiún o en Villa Cisneros. Compensémosles a todos por los sufrimientos de 16 años de guerra, de bombardeos con napalm o fósforo blanco; compensemos a cuantos han quedado ciegos, sordos, cojos, por las explosiones de tantas minas repartidas por tierra saharaui por el invasor marroquí, que fue quien empezó esa guerra (estoy de acuerdo con la señora Junquera, señor director, terrorismo habría que llamar a eso y no guerra) con la vergonzosa complicidad de nuestros dirigentes de entonces (y, tristemente, de muchos otros a partir de entonces, hasta hoy mismo, incluyendo, me temo, algún que otro periodista).

Y más aún, señor director, hagamos lo necesario para que se acaben tantos sufrimientos de tantas víctimas de esa injusta guerra, los de quienes sobreviven en el infierno de la hamada argelina y los de quienes padecen la opresión y el terrorismo de estado del régimen marroquí en los territorios que un día llamamos el Sahara Español. Hagámoslo y recuperemos la dignidad perdida hace ya tantos años.

Atentamente

Juan Crespo