Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
El movimiento solidario con el Pueblo Saharaui declara Persona non Grata al ministro marroquí de Interior, Taieb Cherkaoui

Esta mañana en las dependencias de Moncloa se han reunido a puerta cerrada, sumándose el Ministerio del Interior español al “cerrojazo” informativo que ha impuesto Marruecos sobre los acontecimientos que están ocurriendo en el Sáhara Occidental, el Ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, y su homólogo marroquí, Taieb Cherkaoui.

En el contexto actual, tras el violento desmantelamiento del Campamento de Gdeym Izik y la posterior represión cruel y desproporcionada ejercida por Marruecos contra los y las saharauis allí acampados, esta reunión solo puede entenderse como una provocación.

El Ministro Cherkaoui, como responsable directo de la policía y de las fuerzas de seguridad marroquíes, fue quien dio la orden de desmantelar el campamento a las afueras de El Aaiún tras haber fracasado en su misión de negociador encargada por el rey de Marruecos, pasando de negociador a artífice de la brutal represión que sucedió al desmantelamiento. Aún no conocemos en profundidad lo allí acaecido, debido a la intransigencia del reino marroquí en facilitar la entrada a observadores internacionales y medios de comunicación que puedan verificar in situ lo que allí está pasando.

La estrategia marroquí culmina en estos días con la campaña de intoxicación con la que intenta justificar y amortizar los gravísimos hechos ocurridos en el Aaiún, y que no resulta novedoso a los conocedores de sus artimañas. En un principio mostró desinterés y desprecio ante la movilización más numerosa que la población saharaui ha llevado a cabo desde la vergonzante salida de España del territorio, actualmente ocupado militarmente por Marruecos. Ante la magnitud que esta protesta pacífica fue tomando, intentó aniquilar los ánimos del campamento con el asesinato del joven Nayem Elgarbhi, de 14 años, cuando intentaba unirse al resto de población acampada, y para intentar paliar la repercusión negativa que tendría este asesinato, inventó la muerte en Melilla de un joven marroquí a manos de la Guardia Civil. También filtró fotografías falsas para desacreditar a los observadores que estaban ejerciendo su trabajo con enormes dificultades y temiendo por su integridad, y lo último que ha mostrado son unos videos inconexos y descontextualizados con los que intenta poner a las víctimas de su opresión como victimarios.

Es vergonzoso y resulta intolerable que nuestro Gobierno continúe sin condenar taxativamente la brutal represión ejercida por el Reino de Marruecos contra la población civil saharaui en la ciudad de El Aaiún, así como las actitudes dictatoriales que muestra Marruecos al impedir el derecho a la información, uno de los pilares de los Estados democráticos.

Desde la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Pueblo Saharaui (CEAS-Sáhara), exigimos a las autoridades marroquíes que pongan fin a la detención, acoso e intimidación de la población saharaui y pedimos a todas las Organizaciones de defensa de los DDHH, la denuncia de estos hechos y su condena, que son una vez más consecuencia de la imposición por la fuerza de la ocupación marroquí y que son el resultado directo de la persistente violación del Derecho a la Libre Determinación del pueblo saharaui, mediante un Referéndum libre, transparente y justo.

Madrid, a 16 de noviembre de 2010