Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Decenas de miles de personas piden a España que intervenga en el Sáhara


- La ira contra el régimen marroquí y la decepción por la gestión de Zapatero marcan la protesta
- Méndez denuncia el "pragmatismo ramplón" del Gobierno español
- El PP se apunta a la manifestación en la persona de González Pons

THILO SCHÄFER - Madrid | 14/11/10

Ante la tardanza de la cabecera de la manifestación contra la represión del Sáhara, un grupo de jóvenes saharauis se entretenía ayer a mediodía en la madrileña Puerta del Sol coreando lemas ante la mirada curiosa de los turistas: "Viva la lucha del pueblo saharaui" y "Zapatero, embustero". De repente salieron corriendo hacia la Calle del Correo donde acorralaron a una persona que parecía marroquí. Mientras algunos de los mayores intentaban poner orden en la trifulca, una chica ataviada con la bandera del Sáhara rompió a llorar ante la escena violenta. "¿No lo entiendes? Están matando a nuestras familias", le espetó otro chaval del grupo.

Imagen de la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Madrid Madrid vivió ayer una de las manifestaciones más emocionales de los últimos tiempos. Decenas de miles de personas con una gran presencia de saharauis residentes en España caminaron desde la Glorieta de Atocha hasta la Puerta del Sol. La convocatoria de la Coordinadoras Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara fue secundada por los sindicatos UGT y CCOO, y los principales partidos políticos.

[Ver más fotos pinchando aquí]

Detrás de la cabecera marchaban artistas como Javier Bardem y su madre Pilar, junto a políticos como el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, Rosa Díez de UPyD, mientras que el PSOE estaba representado por el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, y el diputado Antonio Gutiérrez.

También se apuntó el Partido Popular en la persona de su vicesecretario de Comunicación, Estaban González Pons, quien aprovechó la oportunidad para arremeter contra el Gobierno. "No es interés de España aquel que esté sucio y manchado de sangre. El interés de España tiene que ser siempre limpio", dijo el dirigente popular, según Efe.

"Marruecos culpable, España responsable", rezaba uno de los lemas oficiales de la protesta contra la masacre en El Aaiún. Y esa fue la tónica general. La ira más furibunda se dirigía contra el régimen marroquí, con la quema de banderas rojas y fotografías del rey Mohamed VI, gritos de "asesinos, asesinos", desembocando en un "queremos guerra", repetido sin parar por los grupos de saharauis. También se veían muchas fotos de las víctimas mortales del asalto al Campamento Dignidad y de la represión de estos últimos días en El Aaiún.

Si bien sólo una pequeña parte de las pancartas aludía a la gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en esta crisis, la gran decepción por el papel de España era palpable. "Zapatero sólo escucha a Marruecos", se quejó un saharaui en uno de los comentarios más educados que se escucharon ayer.

Miles de simpatizantes de la causa saharaui se habían trasladado a la capital desde todo el país. José y un grupo de amigos habían madrugado para viajar en autobús desde Murcia. "Llevamos muchos años viniendo a estas manifestaciones pero la situación no mejora; es más, va a peor", dijo. "El Gobierno español no tiene capacidad de modificar la política de Marruecosporque él que manda allí es Sarkozy", comentó.

En el acto central, todos los oradores instaron al Ejecutivo a intervenir y condenar la represión en el Sáhara. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, denunció el "pragmatismo ramplón y a la defensiva" del Gobierno mientras su colega de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se preguntó qué intereses dice defender el Ejecutivo.

Al terminar el acto, un centenar de manifestantes se trasladaron a la sede del PSOE en la calle Ferraz para seguir con la protesta.

Marcha en Lanzarote

También la numerosa comunidad saharaui de Lanzarote se echó ayer a la calle para condenar la barbarie de El Aaiún, informa Natalia Monje. Muchos de los 200 asistentes encarnaban el drama que se desarrolla estos días. A sus teléfonos móviles llegan constantemente sms de amigos y familiares pidiendo ayuda desde los territorios ocupados.

"Mis dos hermanos han desaparecido", contó un manifestante. "No sé nada de mi padre desde el día ocho", dijo otro. Sostenían la pancarta importantes activistas de los derechos humanos como Sultana Jaya, estudiante torturada por el ejército marroquí, o Sidi Mohamed Dadach, el famoso Mandela saharaui, que pasó 25 años en las cárceles marroquíes.

Público