Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Marruecos y su Rey Mohamed VI sólo conocen el lenguaje de la violencia, el odio y la violación de los Derechos Humanos
Quienes pretenden, una y otra vez, darnos lecciones de democracia y derechos humanos, ahora prefieren mirar a otro lado cuando hay intereses económicos de por medio.

La Coordinadora Estatal de Asociaciones solidarias con el Sáhara, CEAS-Sáhara, consternada ante los acontecimientos que están sucediendo en El Aaiún, en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, EXPRESA SU MÁS ENÉRGICA CONDENA ANTE LA ACTITUD DEL REGIMEN MARROQUI QUE UNA VEZ MÁS MUESTRA AL MUNDO ENTERO QUE SOLO CONOCE EL LENGUAJE DE LA VIOLENCIA, EL ODIO Y LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Nos encontramos a pocas horas del inicio de las negociaciones auspiciadas por la ONU y días después de que observadores y periodistas españoles fueran agredidos e insultados por agentes marroquíes, y de que parlamentarios/as autonómicos y del propio Parlamento Europeo fueran expulsados de forma ilegal y arbitraria del territorio, en un claro intento de ocultar al mundo lo que hoy se ha confirmado: el ataque indiscriminado por parte de unidades militares y policiales contra miles de civiles saharauis que pacíficamente reclamaban sus derechos económicos y sociales en el campamento de Gdaim Izik, más conocido como el CAMPAMENTO DE LA DIGNIDAD, en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Unidades militares y policiales marroquíes han entrado hoy en el campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún, con el objetivo de desmantelarlo por la fuerza, generando heridos de diversa consideración, pánico y angustia entre los miles de hombres, mujeres y niños que pacíficamente se concentraban en el Campamento reclamando sus derechos más elementales.

El Estado de Marruecos, con su actitud violenta y antidemocrática, vulnera normas tan básicas como la Declaración Universal de los Derechos Humanos que proclama en su artículo 19 como “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Artículo que en el mismo sentido desarrolla el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en sus artículos 18 y 19.

El Reino de Marruecos incluso ignora su propio texto constitucional, cuyo artículo 9 dice textualmente: “se garantiza a todos los ciudadanos: la libertad de circular y de establecerse en todas las partes del Reino; la libertad de opinión, la libertad de expresión bajo todas sus formas y la libertad de reunión; la libertad de asociación y la libertad de afiliarse a cualquier organización sindical y política de su elección”.

¿Cuánta gente tendrá que morir?, ¿Cuánto horror habrá que ver para que la Comunidad Internacional proteja a la población civil saharaui? ¿Sigue el Gobierno Español constatando que "la ley marroquí se aplica en el territorio del Sáhara Occidental"?

Instamos a la Unión Europea y en especial al Gobierno Español, y a su nueva Ministra de Exteriores a que, si les queda aún algo de dignidad, hagan un llamamiento al Rey de Marruecos para que ponga fin a esta locura de represión y violencia injustificada, desproporcionada y cruel.

Instamos por último a todas las personas de bien a concentrarse hoy mismo en todas las ciudades y pueblos del Estado para mostrar nuestra repulsa, rabia e indignación.

NO EN NUESTRO NOMBRE, PAZ Y LIBERTAD PARA EL PUEBLO SAHARAUI