Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Marruecos o el Terrorismo de Estado

Cantabria por el Sáhara | 02/10/10

¿Cómo se puede ser tan cínico? ¿A qué clase de país ha concedido la UE un Estatuto Avanzado? ¿De qué clase de democracia nos están hablando cuando se refieren a Marruecos? ¿Cómo se puede decir que un país que mantiene una ocupación ilegal y cuya soberanía sobre el Sáhara Occidental nunca ha podido ni podrá reconocer ningún organismo internacional preste colaboración en alguna materia a ningún otro?

Si en lo único en que Marruecos es experto es en terrorismo de estado y en violación de Derechos Humanos de la población saharaui y de todo aquel que pretenda defender la libertad y la justicia para este pueblo, y así lo viene demostrando desde hace 35 años, no entendemos ni entenderemos nunca la consideración de la que goza el gobierno marroquí en el estado español, en la UE y en la comunidad internacional en general.

Los tristes episodios acontecidos en los últimos días en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, en los que varios activistas pro-derechos humanos saharauis y los españoles que les acompañaban (entre ellos dos miembros de Cantabria por el Sáhara) fueron salvajemente agredidos por la policía marroquí, demuestran una vez más la complicidad de nuestro gobierno que calla cobardemente y no sólo no se preocupa por garantizar la seguridad de sus ciudadanos sino que, a través del representante de la Casa de España en el Aaiún les avisa de que “os van a partir la cara, si no es en el aeropuerto cuando lleguéis a casa”.

¿Qué clase de “aliado y amigo” es un gobierno que tortura, encarcela injustamente, provoca desapariciones forzosas, y un amplio etcétera de barbaridades cometidas contra hombres, mujeres, niños y ancianos cuyo único delito es reivindicar pacíficamente su derecho a la libertad según las leyes internacionales?

Desde Cantabria por el Sáhara no podemos sentir menos que un profundo asco y repugnancia por la actitud de ambos gobiernos, el marroquí y el español, y a éste le exigimos como ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho un cambio inmediato a favor de la justicia y la legalidad que tan alegremente menciona en ocasiones haciéndonos dudar de que realmente sepa lo que estas palabras significan.

El pueblo saharaui comenzó hace mucho un largo y doloroso camino hacia la independencia y nunca ha dado un solo paso atrás.

El Sáhara Occidental será libre algún día sin ninguna duda y muchos somos los que celebraremos con él la independencia, le guste o no al gobierno criminal de Marruecos y a todos los secuaces que le apoyan.

VIVA SÁHARA LIBRE.