Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Moratinos afirma que "Marruecos está cumpliendo muy satisfactoriamente en su compromiso de los derechos humanos"

Nosotros los progresistas

LUIS DE VEGA - Rabat | 19/07/10

Lo primero que he visto esta mañana en las noticias de la tele es a Leire Pajín dirigiéndose a los asistentes de un foro para progresistas africanos organizado, entre otros, por su partido, el PSOE.

Mi teléfono dejó de sonar muy tarde en la noche del domingo, muy temprano en la madrugada del lunes, por una nueva "operación de limpieza" de las Fuerzas de Seguridad marroquíes en El Aaiún.

El regreso a casa de un grupo de personas que había visitado los campos de refugiados de Tinduf y la presencia de cinco españoles en la ciudad fue motivo suficiente para que la Policía marroquí sacara a pasear de nuevo por las calles y las casas el miedo. Lo llevaban, como siempre, sin bozal y sin correa.

Lo cuenta Laura Gallego, testigo de los hechos, en GuinGuinBali. Y lo cuentan también otros de los presentes, como el activista Hmad Hammad.

No sé hasta donde llega el progresismo de Pajín, pero desde luego el ardor guerrero por la causa saharui del que se enorgullecía antaño, y que enterró de repente cuando fue nombrada secretaria de estado en el primer Gobierno de Zapatero, no parece haber asomado por el citado foro.

El ministro Moratinos reflexionando sobre lo que ha dicho Tampoco veo muy por la labor al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. En su última visita a Marruecos hace nueve días le pregunté si tras interceder por los presos políticos cubanos iba a hacer lo mismo por los presos políticos saharauis.

He aquí su respuesta íntegra, incluida la frase en la que dice: "Marruecos está cumpliendo muy satisfactoriamente en su compromiso de los derechos humanos".

"Nosotros hemos hecho siempre gestiones a nivel de derechos humanos, hemos tenido unas actuaciones muy transparentes y permanentes. Siempre se ha trabajado en ese sentido. Hemos tenido casos límite. Con la activista saharaui Aminatu Haidar se encontró una solución. Es una práctica permanente del Gobierno español, sea cual sea el país, la región o el interlocutor. Marruecos está cumpliendo muy satisfactoriamente en su compromiso de los derechos humanos, todo es mejorable, pero hay que señalar que tiene un alto grado de compromiso en la defensa y promoción de los derechos humanos".

Escribo este post a tres o cuatro kilómetros en línea recta de la cárcel de Salé, donde tres presos saharauis se pudren desde el pasado octubre por hacer lo mismo que los once que anoche regresaron a El Aaiún.

El silencio de las autoridades españolas sería alucinante si no fuera por los innumerables precedentes que me llevan a pensar que el Sahara Occidental es sólo un incómodo problemilla que las ONG y los periodistas recordamos a veces a la inmensa mayoría de los políticos de cualquier orilla y color.

La frontera débil (Blog de Luis de Vega - ABC)