Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
La luz de tus ojos

Ali Salem Iselmu - Vitoria-Gasteiz | 02/12/09

Ahora muchos se preguntan quién eres, de dónde vienes y qué es lo que necesitas. Querida Aminetu, todos sabemos que eres la luz que ha iluminado el mar de la ignominia y ha levantado la bandera de nuestro destierro.

Querida hermana, quiero que sepas que todo tu dolor y sufrimiento es una parte inseparable de la humillación a la que nos han sometido con la complicidad de los poderosos que han trazado un plan para liquidarte y liquidar contigo a tu pueblo.

Hermana, su estrategia es seguir silenciando la paz que nace en tus ojos y termina en tus labios. El monstruo que te expulsó, te infligió el dolor moral y físico; es un personaje llegado de la Edad Media, no es de nuestra época, pertenece a los bárbaros que humillan a su pueblo con la ceremonia del besamanos y suben en un corcel de pura sangre mientras los súbditos rezan en honor a su gloria.

Esos reyes déspotas y sanguinarios conocen tu historia y la de tu pueblo y se amparan en la ley que les otorgan los mercenarios de la política internacional para despreciarte y despreciar contigo la no violencia de tu determinación; quiero que sepas que eres el aliento de quienes queremos la libertad de tu dignidad. No te apagues, resiste esta batalla. La batalla de tus ideas terminará matando a los cobardes quienes prefieren vivir negando la razón de tu justicia.

Querida Aminetu, desde la distancia del exilio que nos separa, volveremos para derribar la ideología sanguinaria del horror.