Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Los activistas saharauis de DDHH abandonan su encierro en la sede de la ONU en Smara
Después de que la MINURSO accediera a entregar su carta a Ban Ki Moon y garantizara su seguridad

SERVICIO DE COMUNICACIÓN SAHARAUI DE CANARIAS (SCSC), 26 de mayo de 2009, Smara (Sahara Occidental)

Los cuatro activistas saharauis de Derechos Humanos que se encerraron a primera hora de la mañana de ayer en la en la sede de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) en la ciudad de Smara para exigir “el fin del exterminio del pueblo saharaui por parte de Marruecos” abandonaron por la noche el edificio después de que los efectivos de la ONU accedieran a sus principales solicitudes, manifestaron al Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias (SCSC) los propios activistas.

Los cuatro activistas encerrados, Said Sidi Mohamed, Saad Enguilla Bujarsi, Said El Beilal y Hamadi Nasiri, salieron escoltados por los cascos azules, que les trasladaron a sus domicilios, una vez que los máximos representantes de la MINURSO les garantizaran su “seguridad” y que “harían un seguimiento personal de cada uno de los cuatro para evitar represalias de las autoridades de ocupación marroquíes”. Otro de los puntos a los que accedieron los representantes de Naciones Unidas fue el entregar al secretario general de la organización Ban Ki Moon una carta en la que denunciaban “la situación de los Derechos Humanos en el Sahara y la represión marroquí”.

Los hechos se produjeron a primera hora de la mañana de ayer, cuando los cuatro activistas lograron entrar en la sede de la MINURSO para denunciar “el exterminio la persecución y represión por Marruecos de la población saharaui en general y en particular la de los activistas de Derechos Humanos, los despidos de sus puestos de trabajo, los allanamientos de domicilios de ciudadanos saharauis, la persecución en la calle y la vigilancia permanente a la que se ven sometidos y la campaña de detenciones de jóvenes” y solicitaron que la Misión de la ONU amplíe sus cometidos “a la defensa de los Derechos Humanos”.

A pesar de que Marruecos retiró sus efectivos armados de las proximidades de la sede de la MINURSO antes de que los activistas saharauis salieran, los correspondientes domicilios familiares permanecen bajo vigilancia desde ayer, informaron los testigos.