Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
El activista saharaui de DDHH Yahya Mohamed El Hafez, “en coma y encadenado” en el hospital de Agadir
El tribunal de la ciudad marroquí aplazó hoy por sexta vez los juicios contra él y otros presos políticos saharauis provocando manifestaciones de protesta

SERVICIO DE COMUNICACIÓN SAHARAUI DE CANARIAS (SCSC), 27 de mayo de 2009, Agadir (Marruecos)

El activista saharaui de los Derechos Humanos Yahya Mohamed El Hafez entró ayer “en estado de coma” en el hospital Hasán II de la ciudad marroquí de Agadir, donde permanece “encadenado a la cama por los pies y las manos” y “rodeado permanentemente por efectivos policiales marroquíes que lo intentan alimentar a la fuerza cada vez que recupera la conciencia”, denunciaron al Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias juristas españoles miembros de la Misión Internacional de Observadores que se encuentran en la ciudad.

Yahya Mohamed El Hafez, preso político saharaui y miembro del Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos (CODESA), de 43 años, permanece en huelga de hambre desde el día 4 de abril para exigir el respeto de sus derechos elementales y los de sus compañeros como presos políticos y demandando ser separados de los presos comunes, así como disfrutar del derecho a recibir la visita de sus familiares o el acceso de la prensa las prisiones, entre otras.

Padre de tres hijos y sustento de toda su familia, fue detenido el 29 de febrero de 2008 y sometido a torturas desde ese momento por sus opiniones políticas y su activismo a favor de los DD.HH. en los territorios del Sahara Occidental ocupados por Marruecos. Hoy, el juicio que debía celebrarse en el Tribunal de Apelación de Agadir para tratar el caso de Yahya y otros presos políticos saharauis fue suspendido por sexta vez hasta el próximo 24 de junio.

En opinión de los activistas saharauis de Derechos Humanos presentes en la Corte de justicia marroquí, las razones de estos continuos aplazamientos son “desmoralizar a los familiares, activistas y juristas españoles miembros de la Misión Internacional de Observadores, obstruir su asistencia y evitar tener que justificar las acusaciones contra los presos políticos saharauis”, que se consideran “falsas y burdos montajes”. Además, las familias exigen certificados médicos fiables que les garanticen su estado real de salud.

Poco después del aplazamiento, estudiantes saharauis de la Universidad de Agadir, numerosos familiares de los presos y activistas y representantes de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos en el Sahara se manifestaron en el exterior del tribunal.

El mismo Tribunal de Agadir condenó a Yahya Mohamed a 15 años de cárcel hace aproximadamente un año y lo internó en una celda con presos comunes. El proceso judicial, como es habitual en casos contra activistas saharauis de Derechos Humanos, no cumplió ninguna de las condiciones básicas necesarias y obligatorias en cualquier proceso, empezando por las causas que se le imputaron, siempre falsas.

La respuesta por parte de la administración carcelaria de la prisión de Inzegan cuando Yahya y sus compañeros iniciaron la huelga de hambre en abril fue “despiadada y abusiva”, recuerdan las organizaciones saharauis. Esposados y golpeados, él y su compañero Bouba Najem, fueron trasladados a la cárcel de Ait Melloul (Marruecos) y recluidos en celdas de aislamiento. El pasado 15 de mayo, agentes de la prisión marroquí de Eit Melloul lo trasladaron a la fuerza y sin su consentimiento al hospital de Agadir.

Organizaciones internacionales, el movimiento solidario con el Sahara en numerosos países, especialmente en España, y todos los colectivos saharauis de defensa de los Derechos Humanos en los territorios ocupados por Marruecos iniciaron una campaña para “salvar de manera urgente la vida de Yahya Mohamed El Hafez”.