Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Denuncian ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la situación del Sahara Occidental

Este año hubo dos encuentros entre el Frente Polisario y el gobierno de Marruecos que terminaron sin avances

EFE, 24 de septiembre de 2007, Ginebra

Diversas organizaciones civiles denunciaron hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que la situación en el Sahara Occidental es cada vez peor a pesar de las conversaciones de paz mantenidas este año. "La situación se está agravando, no estamos viendo ninguna mejora, al contrario", dijo en sus declaraciones el defensor de los derechos humanos y secretario general de la Asociación Saharaui por la defensa de la Autodeterminación, Hmad Hammad ,antes de intervenir en el Consejo, que tiene lugar en Ginebra. "¿Cómo pueden haber negociaciones de paz y al mismo tiempo diariamente haber violaciones a los derechos humanos?", se preguntó Hammad.

Este año hubo dos rondas de conversaciones entre el movimiento de liberación nacional Frente Polisario y el gobierno de Marruecos que terminaron sin avances. Está prevista una tercera ronda a finales de año pero, por ahora, las partes se mantienen muy alejadas. "Nosotros queremos la autodeterminación del pueblo para que decida si quiere la independencia, pero no la propuesta marroquí de autodeterminación consensuada, que sólo pretende darnos una autonomía", explicó el saharaui. "El Sahara nunca ha sido marroquí, fue un territorio mal vendido, y la autonomía consagraría esa venta", prosiguió Hammad, quien considera que "cualquier país que apoye la autonomía está apoyando también que prosigan las violaciones a los derechos humanos, porque permite que Marruecos mantenga el control en la región". "Desde el 2005 la violencia es diaria, hay muertos, hay heridos, hay cientos de activistas en las cárceles, incluso hemos reportado 5 casos de personas a las que se les han inoculado una substancia desconocida", explicó, y prosiguió: "No hay ninguna presión sobre Marruecos, para mi es un complot entre Marruecos y la ONU, dado que algunas naciones quieren seguir explotando los recursos naturales del Sahara". Hammad citó a Francia y España, entre esas naciones. "España sigue vendiendo armamento a Marruecos, hasta el momento el gobierno de (José Luis Rodríguez) Zapatero no ha hecho nada a favor de nuestro pueblo", aseguró Hammad, quien afirmó que estaría "gratamente sorprendido" si el gobernante español visita la zona.

El pasado 15 de septiembre el Frente Polisario invitó a Zapatero a visitar a los campos de refugiados saharauis. "Ojalá que viniera, sería un reconocimiento a nuestra causa", dijo Hammad, quien explicó que "España debería involucrarse activamente por el Sahara dado que antes era una provincia, parte del territorio Español como Cataluña o el País Vasco". "Y aunque no quiera venir (Zapatero) por razones políticas debería hacerlo por causas humanitarias", apostilló. *Intervención Hmad Hammad

Testimonio sobre las graves violaciones de Derechos Humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental

HMAD HAMMAD Defensor de derechos humanos

Gracias Señor Presidente, Damas y caballeros, Queridos amigos, Quisiera ante todo agradecer a todos vuestra presencia entre nosotros lo que demuestra el interés que dan a la difícil situación que conoce el pueblo saharaui y al combate de las militantes y los militantes de derechos humanos en el Sahara Occidental.

El pueblo saharaui ha puesto, desde 1965, toda su confianza y su esperanza por recubrir su libertad en las Naciones Unidas que le había prometido la celebración y la organisation de un referéndum regular y transparente, que le permitiera elegir libremente y democráticamente su futuro. Esta promesa, cabe insistir, es reiterada año tras año. Habría que esperar los años que siguieron la ratificación por el consejo de seguridad, en 1991, del plan de paz ásperamente negociado entre las dos partes, el Frente Polisario y el Reino de Marruecos, la complicidad de ciertos miembros del Consejo de Seguridad con el ocupante marroquí, y la impotencia trágica demostrada por la ONU ante el rechazo sistemático de las autoridades marroquíes de cumplir con sus compromisos, para que el pueblo saharaui se dé cuenta que su confianza ha sido traicionada. Efectivamente, no solamente el Reino de Marruecos decidió de oponer la voluntad de la comunidad internacional, en terminar con la descolonización del territorio del Sahara occidental, la suya propia " el Sahara es nuestro, allí estamos y allí nos quedamos ", pero también incrementó y reforzó, a sabiendas de Naciones Unidas, el ritmo y la violencia de su política de represión en contra de las poblaciones saharauis civiles y desarmadas. Desafiando las naciones unidas en pleno día, las autoridades marroquíes no dudan de imponer decididamente una capa de plomo sobre las zonas que habitan el Sahara occidental. Esto es cómo rechazaron el acceso a decenas de organizaciones de los derechos humanos mientras tomaba medidas extremas con el fin de limitar la libertad de los defensores de los derechos humanos en flagrante violación, claro esta, del derecho internacional. Marruecos no paró de robar y de saquear los recursos naturales del pueblo saharaui confinándole en el estatuto poco valorado y poco fiable de conquistados y su territorio en zona delicado acorralada día y noche por las fuentes de seguridad.

Una verdadera armada asedia los territorios ocupados y la población que allí vive. De acuerdo con las estimaciones más optimistas, en el Sahara occidental se concentran más 160 000 soldados de las fuerzas armadas reales (FAR), la 15 000 agentes de la gendarmería real, 18 000 elementos fuerzas auxiliares (mojaznis), 21 000 policías y miles de agentes secretos sin hablar de los miles de agentes del ministerio del interior que actúan como informadores a los diferentes servicios de represión. Este dispositivo impresionante no tiene otro objetivo para reprimir salvajemente la población saharaui cada vez que ésta se atreve a reclamar sus derechos legítimos a la autodeterminación e independencia. El Reino de Marruecos, a pesar de ser miembro firmante de numerosos tratados y convenciones de derechos humanos, no vacila en recurrir a las peores formas y métodos de tortura en contra de civiles saharauis desarmados, como lo atestiguan los informes y los testimonios de numerosas organizaciones de derechos humanos. Marruecos perpetúa crímenes, procede desapariciones y secuestros forzosos, comete graves atentados contra las libertades fundamentales y muy particularmente a la libertad de expresión y de movimiento de los saharauis.

Y a pesar de la gravedad de esta situación y el hecho que esta es denunciada con regularidad por numerosas organizaciones de derechos humanos a través del mundo, las autoridades marroquíes de la ocupación no aparecen apresuradas en poner fin o reducir sus conductas criminales. Las fuerzas de ocupación marroquíes, como lo constatan todas aquellas y todos aquellos que no cesaron, desde más de treinta años, de preocuparse por las graves violaciones de derechos humanos en el Sahara Occidental, gozan de la impunidad casi total. La impotencia mostrada por Naciones Unidas en aplicar sus propias resoluciones sobre el Sahara occidental, su incapacidad manifiesta de proteger las poblaciones saharauis civiles, y la voluntad de Reino de Marruecos de darse de si mismo, a nivel internacional, una imagen bonita, contrario a la realidad, la complicidad manifiesta de algunos miembros permanentes del consejo de seguridad, son tantas razones que llevaron a los saharauis a valerse, en primer lugar, que por si mismos. Así es como decidieron poner en marcha un levantamiento popular pacífico no sólo en todas las principales ciudades (El Aaiun, Smara, Bojador, Villa Cisneros) de Sáhara Occidental que son bajo ocupación marroquí, pero también en las Universidades marroquíes (Agadir, Marrakech, Rabat, Casablanca) y al sur de Marruecos dónde reside una comunidad importante y saharaui. Este levantamiento general y pacífico, llamado Intifada para la Independencia - por los saharauis ellos - mismos, tiene como objetivo mostrar a la comunidad internacional la determinación y la voluntad inquebrantable de todo un pueblo de continuar imperturbablemente su lucha por su libertad, de denunciar los atentados graves a los derechos humanos cometidos por las autoridades marroquíes de ocupación, y reclamar la puesta, sin demora, del referéndum de autodeterminación tan prometido por las Naciones Unidas. Su primera gran demostración fue en el Aaiun 21 de mayo de 2005. La represión violenta ha ocasionado desde esa fecha:

- Mas de 4500 detenciones arbitrarias.
- Miles de personas heridas.
- Intimidaciones y represalias contra los defensores de Derechos HUMANOS.
- Tortura sistemática.
- Abusos sexuales.
- Malos tratos a menores.
- Abortos.
- Dos muertos…

Damas, caballeros, ¿Antes de la gravedad de la situación que hace la comunidad Internacional? La Misión de las Naciones Unidas para un referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) se niega hasta ahora a extender su mandato para incluir la protección de las poblaciones civiles saharauis desarmadas. Una luz de esperanza ha sido suscitada por la decisión de la ONU de despachar una misión de información, en 2006, al Sáhara Occidental para investigar sobre violaciones de los derechos humanos. Pero, es necesario señalar que el informe de dicha misión de información jamás ha sido hecho pública oficialmente, un año y medio después de la realización de la misión.

Quiero afirmar aquí que mientras el informe no habría sido publicado oficialmente y que sus recomendaciones no se hayan puesto en marcha, consideramos a Naciones Unidas por cómplices de las violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y vejaciones y represión que sufren, a diario, los defensores de los derechos humanos.

En fin quisiera agradecerles calurosamente vuestra presencia y vuestro interés por nuestras luchas y nuestros sufrimientos para hacer triunfar los ideales y los principios de libertad que nos son comunes.

Muchas Gracias.