Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
MAHFUD ALI BEIBA, Entrevista al representante en las negociaciones con Marruecos

http://www.diagonalperiodico.net:80/spip.php?article5685

“Marruecos quiere que abdiquemos y eso no es una negociación”

DIAGONAL, 3 de abril de 2008, Tindouf Argelia

Héctor Rojo Letón

El 18 de marzo, saharauis y marroquíes concluyeron en Manhasset, Nueva York, una nueva ronda negociadora donde llegaron a un único y pobre compromiso: seguir dialogando. El tiempo para el descanso no existe para Mahfud Ali Beiba, máximo representante del Frente Polisario en las negociaciones ante la ONU con Marruecos y presidente del Parlamento saharaui. Tan sólo tres días después de regresar de la cuarta ronda en Nueva York y tras participar en la segunda sesión ordinaria del Parlamento de la RASD, analiza en exclusiva para DIAGONAL la situación creada tras las conversaciones.

DIAGONAL: El cuarto encuentro no ha traído un acercamiento de posturas. Pero, ¿qué avances se han conseguido desde el comienzo de las rondas de Manhasset?

MAHFUD ALI BEIBA: No hablaría de fracaso, simplemente no se han conseguido grandes resultados. Un problema de tantos años no se va a solucionar en tres días. Manhasset es un proceso más en toda esta larga trayectoria, pero el más importante. Se basa en las resoluciones 1754 y 1783 del Consejo de Seguridad de la ONU, cuyos objetivos finales son la autodeterminación del Sáhara Occidental. Pero Marruecos acude con la única condición incomprensible del reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara. Ésta sólo pertenece al pueblo saharaui, que con su voto democrático debe definir el estatus final del territorio. Ellos quieren que abdiquemos, eso no es una negociación. Por otro lado, el mediador de la ONU fue el encargado de lanzar propuestas, como hizo en la segunda ronda, unas de carácter humanitario y otras de matiz político. Pero sólo se ha llegado a un acuerdo para incrementar las visitas terrestres de familiares, ya que en cuatro años sólo lo han conseguido unas 2.000 personas. Ahora a ver cómo se lleva a la práctica. Lo importante es la continuidad de estas negociaciones. La cuarta ronda era clave por ser previa al informe de Van Walsum para el Consejo de Seguridad. Ahora esperamos la quinta, que llegará tras la reunión del Consejo. Por otro lado, la postura de países como Francia o España no permite que este proceso termine. Esperemos que los cambios en estos dos Estados también afecten a la situación saharaui. España es la potencia colonizadora, no lo olvidemos. Si esta situación se atribuye a la dictadura, la democracia está para resolverla. Llevamos ya 11 meses con la propuesta marroquí encima de la mesa, y cada vez tiene menos eco. En realidad, es indefendible. Sabemos que antes o después seremos países vecinos y tendrán que llegar las buenas relaciones. Ahí está el ejemplo europeo: tras varias guerras mundiales, la unión de los Estados avanza.

D.: El congreso del Polisario de diciembre instaba al Frente a estudiar la vuelta a las armas. ¿En qué fase se encuentra esta posibilidad?

M.A.B.: Hay indicadores por parte de Marruecos que nos preocupan. En marzo realizó maniobras militares en el sur de los territorios ocupados y se está rearmando de forma importante, como muestran los 1.200 carros blindados comprados a España. Por otro lado, trata de hacer de las zonas liberadas, especialmente de Tifariti, un problema. Ésa es una zona que controla el Polisario. En las zonas ocupadas ellos hacen lo que quieren. Si Mohammed VI visita El Aaiún, ¿por qué el presidente saharaui no puede acudir a Tifariti? Durante este año 2008 vamos a privilegiar la apuesta por el diálogo, después tomaremos decisiones en función de los resultados obtenidos.

D.: Y ahora sólo a esperar qué ocurre en el Consejo de Seguridad…

M.A.B.: Ya hay enviados en todos los países del Consejo para transmitirles nuestra posición e intentar que asuman sus responsabilidades. Hasta mediados de abril no sabremos los primeros indicios claros de este proceso. Si no interviene un elemento nuevo, este proceso no tiene larga vida. Todo depende del Consejo de Seguridad, la autoridad suprema de este mundo.

D.: ¿Qué efecto causa en la población saharaui el estancamiento de las negociaciones?

M.A.B.: Incrementa y consolida la opinión de que tras 16 o 17 años de diálogo no se ha conseguido nada. Todos queremos que las negociaciones lleguen a buen puerto, aunque sólo sea en el frente humanitario. En las zonas ocupadas, aun con observadores internacionales, la represión se incrementa día a día. Ojalá no hagan crecer la rebeldía, porque si no… Democracia a la marroquí Tras un mes en huelga de hambre, el 24 de marzo 60 reclusos saharauis pusieron fin a un nuevo ayuno para mejorar sus condiciones de encierro y ser reconocidos como “presos de opinión”. Unos días más tarde, los corresponsales del Estado español acreditados en Rabat emitían un comunicado en el que denuncian el “acoso sistemático” que sufren por parte del Gobierno alauita, lo que les ha llevado a una “situación insostenible”. El propio Moratinos se vio obligado a intervenir para que Mohamed VI frenase la inhabilitación interpuesta a la periodista de la COPE Beatriz Mesa por mantener contactos con colectivos que apoyan al Polisario. Según Ali Beiba, que se muestra muy preocupado por la “delicada situación de los presos”, la represión que se vive en los territorios ocupados no ha cesado de aumentar desde que se iniciara, en 2004, la llamada Intifada saharaui.