Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Y la Columna se coló en el muro

http://www.diagonalperiodico.net:80/spip.php?article5686

H.R.L. 3 de abril de 2008

La rutina ocupa de nuevo los campamentos de refugiados saharauis tras el paso en los últimos días de unas 3.000 personas, llegadas sobre todo del Estado español. Como sucede cada año por Semana Santa, las asociaciones de amigos del pueblo saharaui llenaron Tinduf de solidarios. Un acontecimiento que en esta ocasión se vio reforzado con la llegada, el pasado 22 de marzo, de la llamada ‘Columna de los mil’, una iniciativa promovida por Voluntad y Determinación (VyD), estudiantes de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, para denunciar los 2.700 kilómetros de muro marroquí que dividen el Sáhara Occidental. “No sólo separa territorios, sino también familias”, explicaba Salek Baba, ministro de Cooperación saharaui, durante la cadena humana que consiguió reunir a cerca de 2.000 personas.

“Hemos conseguido crear un muro de voluntad para destruir otro que atenta contra los derechos humanos”, indicó José Vicente Barcia, de VyD, cuando los manifestantes comenzaban, a unos 400 metros del muro, una protesta que se convertiría en la marcha más masiva desde que éstas se iniciaran en 2004.

“Muro del silencio” Para llegar hasta el ‘recodo’ donde se desarrolló el acto, cerca de la localidad de Mahbes, en los territorios liberados del Sáhara, los participantes se desplazaron en todoterrenos, principalmente los europeos, y en grandes camiones al descubierto, los saharauis. Al llegar ante el muro, todos se unieron junto al reguero de proyectiles que permanece tras el alto el fuego. Como otras veces, observadores de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental vigilaron el acto con gran discreción. “Ésta es una oportunidad para la paz. Si los gobiernos no nos escuchan, serán cómplices de la guerra que podría resurgir”, afirmó Barcia. “El año que viene tenemos que reunir a más gente todavía. Así nos garantizamos que se hable del muro del silencio que siempre es el conflicto saharaui”, clamó José Taboada, de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, que como VyD ya piensa en una próxima edición.

Los momentos más tensos se vivieron cuando la organización trató de contener a algunos jóvenes saharauis que pretendían acercarse a las instalaciones militares marroquíes. Pero todo quedó en pequeñas e individuales tentativas erradas. Después, la llegada de los camiones de saharauis a los campamentos se convirtió en una auténtica fiesta: los manifestantes “fueron recibidos como si de soldados que volvieran de una victoriosa batalla se tratara”, explica Jorge García, uno de los participantes.