Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Naciones Unidas recurre a la UNESCO para restaurar las pinturas rupestres dañadas

http://www.revistaelobservador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1536&Itemid=29

El Observador, 30 de abril de 2008

La ONU imparte a sus soldados en el Sáhara “actividades obligatorias de sensibilización cultural” para evitar actos vandálicos sobre los restos arqueológicos como los denunciados por EL OBSERVADOR

El informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas S/2008/251 sobre el Sáhara Occidental consultado por confirma que el representante oficial en la región, Peter van Walsum, ha tomado cartas en el asunto de los asaltos vandálicos de los soldados de la ONU a los yacimientos arqueológicos de Tifariti y Agwanit y que reiteradamente han sido denunciados desde

Van Walsum ha reiterado al personal nuevo y actual de la MINURSO (Mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental) la expresa prohibición de alterar las pinturas rupestres mediante “actividades obligatorias de sensibilización cultural” y ha pedido “ayuda a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para identificar a expertos que pueda contratar para evaluar los trabajos de restauración que deben emprenderse para restaurar y conservar el arte rupestre”.

La campaña de información desatada por esta revista junto a equipos de arqueólogos internacionales y universidades europeas acerca de los actos vandálicos que soldados de la MINURSO habían realizado sobre yacimientos arqueológicos de incalculable valor en el desierto del Sáhara comienza a dar su frutos.

Atediendo al informe S/2008/251 del Consejo de Seguridad del pasado 14 de abril, el representante especial en la zona, Peter van Walsum, “visitó los dos lugares afectados y puso en marcha diversas medidas para que los programas revisados de orientación y las actividades obligatorias de sensibilización cultural insistieran en la prohibición de estos actos entre el personal nuevo y actual de la Misión”. En el mismo documento se informa de que la “MINURSO también ha pedido ayuda a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para identificar a expertos que pueda contratar para evaluar los trabajos de restauración que deben emprenderse para restaurar y conservar el arte rupestre”.

Del mismo modo, entre las medidas urgentes para impedir que se repitan tales actos, la ONU informa de que ya se ha llevado a cabo “una investigación preliminar para identificar a los responsables y se ha creado una junta para que siga investigando la cuestión”.

El origen de estas medidas responde, como la propia ONU reconoció en un comunicado, a la “publicación de una serie de artículos en medios periodísticos que informan acerca de la existencia de inscripciones y graffiti en sitios de interés arqueológico en el Sáhara Occidental“. Una reacción en cadena que comenzó el pasado 31 de octubre cuando esta revista sacó a la luz fotografías y testimonios de arqueólogos que confirmaban que los actos vandálicos contra el arte rupestre saharaui los causaban los mismos soldados de Naciones Unidas. Desde entonces, y en colaboración con equipos de investigación de la Universidad e Girona (profesores Narcis y Quim Soler), con la arqueóloga Teresa Muñiz y expertos arqueólogos saharauis como Hasan Mohamed Alí y alemanes como Stefan Kröpelin se sucedieron las informaciones en diversos medios digitales, finalmente recogidos por la prensa nacional e internacional y obligando con ello a una reacción de la ONU.