Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Sáhara Occidental: La última colonia en África. Frannk Ruddy, Embajador de los Estados Unidos de América (retirado)
SÁHARA OCCIDENTAL: LA ÚLTIMA COLONIA EN ÁFRICA
Frank Ruddy*
Embajador de los Estados Unidos de América (retirado)
World Affairs Council
Alaska
Juneau, 31 de octubre de 2007
Anchorage, 2 de noviembre de 2007
*Ex Vicepresidente de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO)

WESTERN SAHARA: AFRICA’S LAST COLONY
Frank Ruddy*
U.S. Ambassador (ret.)
World Affairs Council
Alaska
Juneau October 31, 2007
Anchorage November 2, 2007
*Former Deputy Chairman U.N. Peacekeeping Mission for Western Sahara (MINURSO)

Original Text in English:

Miembros del World Affairs Council, distinguidos invitados, damas y caballeros:

Me complace haber sido invitado para hablarles sobre el Sáhara Occidental. Para prepararme esta visita, he visto antes la película Into The Wild. Esperaba que mi alojamiento fuera un autobús de colegio usado. Pero me he visto gratamente sorprendido cuando me han enseñado una estupenda habitación de hotel. No obstante, voy a tener cuidado con las hierbas que le echo a la ensalada.

Su Consejo, como su propio nombre indica, tiene una sana curiosidad por lo que está sucediendo en todo el mundo. Mis predecesores en esta tribuna han sido los presidentes de Mongolia e Islandia. Me alegro mucho de que la atención de ustedes se centre ahora en África del Norte, Marruecos, y en qué ha hecho y está haciendo la ONU para resolver la invasión y retención por parte de Marruecos de lo que es la última colonia en el mundo: el Sáhara Occidental. Voy a hablarles brevemente sobre la historia del conflicto del Sáhara Occidental, mi papel en el primer y fallido referéndum y las perspectivas de entonces y de ahora, en 2007, para resolver este conflicto. Mi intención es reservar mucho tiempo para sus preguntas, ya que las preguntas del público son siempre la parte más interesante de cualquier presentación.

EL LUGAR:

El Sáhara Occidental es un país que ocupa una superficie del mismo tamaño que Colorado, aproximadamente. Se encuentra situado justo debajo de Marruecos, donde su propio nombre indica, en el extremo occidental del Sáhara. Voy a comenzar la historia por la mitad, como dicen que deben empezar las buenas historias, con la sesión del Congreso celebrada en 1995 sobre cómo se gasta la ONU el dinero que nosotros los americanos le asignamos. Se decidió que la ONU organizaría el referéndum para la autodeterminación del Sáhara Occidental. Voy a trasladarme, por último, hasta el presente año, a lo que se está haciendo ahora para resolver esta cuestión.

En enero de 1995 fui testigo en la sesión del Congreso sobre cómo la ONU gastaba el dinero de los contribuyentes americanos. Les voy a hablar de Chuck Lichenstein, antiguo embajador de los Estados Unidos ante la ONU y viceembajador de la embajadora Jeane Kirkpatrick. Pese a su proximidad a la institución, o quizás precisamente por ello, no era un gran entusiasta de la ONU. Puede que aún recuerden sus famosas observaciones de 1983. Chuck dijo: “Si los miembros de Naciones Unidas han llegado a la sensata conclusión de que no son bienvenidos y no son tratados con la amistosa consideración que merecen, Estados Unidos anima encarecidamente a los Estados miembros a que se planteen seriamente abandonar, y que esta Organización abandone, la tierra de los Estados Unidos. No pondremos obstáculo alguno en su camino, y les diremos adiós con la mano desde el puerto mientras se alejan en el ocaso”.

Fue precisamente Chuck quien, escandalizado por los actos de la ONU en el Sáhara Occidental, vergonzosos incluso para los principios de la ONU, me cedió su puesto para que pudiera dirigirme al Comité del Congreso aquel día.

UNOS CUANTOS ANTECEDENTES:

El Sáhara Occidental fue una colonia española llamada el Sáhara Español. Bajo la presión de la ONU para efectuar una descolonización, España accedió a retirarse del Sáhara Español, no sin antes organizar un referéndum que permitiera a sus habitantes votar sobre su propio y descolonizado futuro. Sin embargo, antes incluso de que España se hubiera retirado del Sáhara Español, Marruecos ya había reclamado su soberanía ante el Tribunal Internacional de la Haya. El Tribunal Internacional rechazó la pretensión de Marruecos y, en su opinión [dictamen], hizo dos observaciones muy importantes: la primera, que Marruecos no tenía derecho a reclamar la soberanía sobre el Sáhara Español, ahora Sáhara Occidental; la segunda, que se debía celebrar el referéndum organizado por España. El día después de que fuera hecho público dicho dictamen, Marruecos invadió el Sáhara Occidental en la que fue llamada “la Marcha Verde”. Marruecos ocupa desde entonces el Sáhara Occidental, que se ha convertido en el más prolongado conflicto de la historia de las Naciones Unidas.

Para situarnos en un contexto más familiar: el congresista por Illinois, José Serrano, propuso recientemente una legislación que permitiera a los puertorriqueños decidir, mediante un referéndum, si desean seguir formando parte de los Estados Unidos o convertirse en un Estado independiente. Me tomo la libertad de hacer una burda simplificación de la propuesta de Serrano para poner un ejemplo. Imagínense que la propuesta de Serrano se promulgara en forma de ley y que el Tribunal Supremo dijera que se tiene que celebrar dicho referéndum, pero que el Gobierno estadounidense pasara por alto esa decisión y enviara tropas para tomar la isla como territorio propiedad de los Estados Unidos, y pospusiera indefinidamente el referéndum. Admito que es un panorama muy apocalíptico, pero nos da una idea bastante aproximada de lo que viene sucediendo con Marruecos y el Sáhara Occidental.

Los indígenas del Sáhara Occidental, unos nómadas conocidos como saharauis, emplearon la fuerza para resistirse a los colonizadores marroquíes mediante su brazo armado, el Frente POLISARIO, al igual que antes habían opuesto resistencia a los colonizadores españoles. Finalmente, Marruecos, no sin antes quedar malparado, sofocó al POLISARIO, pese a su escasez de armas y de soldados. Los saharauis no se rindieron, sino que crearon un Gobierno en el exilio en Argelia.

En 1991, el Plan de Paz de la ONU para el Sáhara Occidental consiguió un alto el fuego y un referéndum para la autodeterminación supervisado por la ONU, que permitiera al pueblo saharaui decidir si quería integrarse en Marruecos o convertirse en un Estado independiente. Si alguna vez hubo un trabajo hecho a la medida para la ONU, era éste. Se estableció que el referéndum se celebraría en 1992, pero [luego] se pospuso hasta 1994. En ese momento es cuando yo intervine.