Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
Hasta la Victoria siempre hermano, Presidente Abdelaziz

Profundamente conmocionado por la noticia de tu muerte, querido hermano y compañero Mohamed Abdelaziz, quiero expresar mi más profunda pena, en mi nombre y en el de los miles de amigos y amigas del Pueblo Saharaui. En estos momentos de dolor y tristeza, quiero también enviar un fuerte abrazo a tu familia, a las Autoridades del Gobierno Saharaui, a tu pueblo, y deciros que seguiremos siempre tu ejemplo en la lucha por la libertad y la dignidad de vuestro pueblo al que considero, y consideramos, hermano.

Cuesta aceptar que el Pueblo Saharaui haya perdido a uno de sus más grandes luchadores. Seguirás defendiendo la justicia y la independencia de tu Pueblo siempre en la memoria de otras generaciones que te tendrán presente en cualquier lugar del mundo.

Vamos a seguir, Presidente, ¡no lo dudes! Porque las huellas de las personas que caminan juntas nunca desaparecen. Porque llegará el tiempo en que paguen quienes os deben todo. Vendrán tiempos mejores, seguro, y seguiremos trabajando sin descanso para que España y sus gobiernos sepan estar de una vez por todas a la altura de su responsabilidad y memoria histórica. Tú nos has marcado el camino, sin abandonos y sin desfallecer hasta el final. Nosotros sólo hemos seguido ese camino, resistimos y luchamos juntos, sin rendirnos. Nos has enseñado a seguir unidos, y avanzar confiando en la fuerza de la determinación de todo un pueblo, en la fuerza de la solidaridad y en la justicia de nuestra causa. Como tú demostraste cada día, el triunfo de este Pueblo no consiste en vencer siempre sino en nunca darse por vencido.

Gracias por tu cariño, por tu resistencia y por luchar hasta el último momento, por morir con las botas puestas marcándonos la ruta. No has podido ver la luz de las grandes alamedas, pero es una gran deuda que tenemos contigo hasta conseguirlo. Has sido un gran líder para un Pueblo cercano al que la historia terminará por reconocer y hacer justicia.

Con un nudo en la garganta, los dientes apretados y el dolor en el corazón hoy te decimos: ¡Hasta la Victoria siempre, Presidente Abdelaziz! ¡Hasta la Victoria siempre, HERMANO Abdelaziz!

José Taboada Valdés
Presidente de CEAS-Sáhara