Portada del sitioAgenda
Descargar en formato PDF
40º ANIVERSARIO DE LA PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA SAHARAUI (RASD)

Hoy, 26 de febrero de 2016 se cumplen 40 años del definitivo abandono por parte del Estado español del Sáhara Occidental, perpetuando así la última colonia de África. Hasta ese momento, se la consideraba la provincia española número 53 y sus habitantes tenían DNI español. Se entregó el territorio a Marruecos y Mauritania en contra de la voluntad de sus habitantes y de la Comunidad Internacional que reconocía el derecho a la autodeterminación del Pueblo Saharaui, dando origen a uno de los conflictos por resolver más antiguo del planeta, y uno de los más olvidados.

La firma de los ilegales Acuerdos Tripartitos de Madrid, del 14 de noviembre de 1975, constituye, sin duda, uno de los legados más oscuros y turbios heredados por la España democrática en materia de política exterior. Por dichos Acuerdos, se ponía fin a más de cien años de presencia colonial española, permitiendo la entrega y el reparto del territorio, traicionando las promesas hechas a la población, y colaborando directamente en la agresión y expulsión de su tierra al Pueblo Saharaui, condenándole al exilio o la ocupación militar extranjera en un planificado intento de genocidio.

En base a la legalidad internacional, plasmada en las distintas resoluciones de la ONU y de la OUA, que reconocen claramente para el Pueblo Saharaui el derecho a la libre determinación, se proclama el nacimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) el 27 de febrero de 1976, en un lugar del norte del Sáhara llamado Bir-Lehlu. Ante el vacío de poder dejado por España, y ante la ilegalidad de la invasión y ocupación, el Pueblo Saharaui legítimamente proclama su Estado independiente, parcialmente ocupado por unas fuerzas extranjeras. Esta histórica noche de febrero de 1976 se expresaba la unidad del Pueblo Saharaui y marcaba el límite de separación entre los oscuros años de la colonización y la época de la voluntad popular de construir un Estado independiente y soberano.

Después de 40 años de lucha y resistencia, es tiempo más que suficiente para que se haga justicia, y para que el Estado español asuma su responsabilidad histórica y trabaje activamente en la búsqueda de una solución justa y duradera. El Pueblo Saharaui tiene que decidir libremente su destino mediante un referéndum de autodeterminación. Esperamos que el nuevo Gobierno del Estado español tenga como prioridad de su política exterior una mayor implicación ante el Consejo de Seguridad de la ONU, ante la Unión Europea y la Comunidad Internacional, y que aplique una política en defensa de los Derechos Humanos, exija la libertad de los presos políticos saharauis y el esclarecimiento del destino de más de 400 desaparecidos.

La impunidad hacia Marruecos puede dar lugar a una reconsideración por parte del Pueblo Saharaui de seguir optando por la vía pacífica y dialogada para resolver el conflicto. Marruecos está cerrando las puertas a cualquier solución de compromiso, rechazando cualquier solución distinta a la anexión, haciendo gala de una arrogante intransigencia. La respuesta armada, única salida que le dejan al Pueblo Saharaui para defender su libertad e independencia, desencadenaría una desestabilización mayor en la zona del Sahel con consecuencias dramáticas para la vida de las personas y la seguridad y economía de la zona.

La RASD es una realidad, tiene una presencia y un reconocimiento internacional en más de 80 Países y forma parte de la Unión Africana (UA). Sólo un Estado saharaui independiente puede garantizar la estabilidad y la cooperación en el Magreb. Después de 40 años de guerra, exilio y represión, no cabe solución estable que no cuente con la manifestación de la voluntad libre del Pueblo Saharaui.

Desde el movimiento de solidaridad, queremos en esta fecha tan significativa para el Pueblo Saharaui, enviarles un mensaje de apoyo y ánimo a las y los defensores de derechos humanos, a la población saharaui que vive bajo la ocupación, a los presos políticos saharauis, así como a la población que vive en los campamentos de Tinduf y dejarles muy claro que llevamos 40 años acompañándoles en su lucha y que así seguiremos hasta que entre todas y todos logremos que puedan volver a su tierra, a un Sahara Libre e Independiente porque son un pueblo heroico que resiste en el desierto porque tiene razón y no se rinde.

UN ESTADO SAHARAUI INDEPENDIENTE ES LA SOLUCIÓN

SAHARA LIBRE!!!