Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
La larga marcha del pueblo saharaui. 40 años de Resistencia y dignidad

Diez o doce hombres armados de viejos fusiles deciden asaltar una pequeña guarnición española en el Sahara. Ese día representará el punto de partida de una larga travesía por el desierto hacia la libertad y la independencia.

El 20 de mayo de 1973, la primera acción del Ejército Popular de Liberación Saharaui, significó para el mundo, el estallido de un conflicto que se había intentado ocultar, al que ya nadie podía darle la espalda. El pueblo saharaui, como decía su líder más significado, Luali Mustafa Sayed, había demostrado que existía como tal y que estaba dispuesto y decidido a alcanzar su independencia como todos los pueblos y Países africanos después de más de 100 años de colonización. La ONU reconoció al Frente Polisario como único y legitimo representante del Pueblo Saharaui y, en tanto que movimiento de liberación nacional contra el colonialismo.

En las postrimerías del régimen anterior, tras años de dilación de la descolonización del territorio saharaui, los gobernantes españoles precipitan los acontecimientos con la entrega del Sahara a Marruecos y Mauritania, pactada de forma vergonzosa en el llamado Acuerdo de Madrid del 14 noviembre de 1975. Además de injusta, dejamos a todo un pueblo en manos de sus vecinos, desatendiendo nuestros más elementales deberes hacia la población. Los firmantes de dicho acuerdo infravaloraron la gran combatividad y resistencia del pueblo saharaui, su capacidad de lucha y sacrificio, y su sentido del coraje y de la dignidad.

Hoy ya nadie puede ignorar que, lentamente aunque con firmeza, la larga marcha del pueblo saharaui va abriéndose camino dentro y fuera de sus fronteras. La última Resolución del Consejo de Seguridad -2099(2013), aprobada en su sesión 6951a, celebrada el 25 de abril último, se detiene en…” la situación de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental y en los campos de Tinduf, y alienta a las partes a trabajar con la comunidad internacional para desarrollar y aplicar medidas independientes y creíbles para asegurar el pleno respeto de los derechos humanos, teniendo en cuenta las obligaciones pertinentes en el marco del derecho internacional“… Pero esta es insuficiente, porque alarga el statu quo de la ocupación, el exilio, la represión y el expolio de sus riquezas naturales, con la presencia de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental), sin competencias para la supervisar la violación permanente de los DDHH.

¿ desde cuándo Marruecos ha tenido respeto por el derecho internacional ?

El mismo día de su aprobación, sus fuerzas de represivas, reprimían a la población que salía pacíficamente a pedir libertad y justicia. Los desmanes y abusos que comete Marruecos diariamente, se repiten con resultados de lesiones, heridos, detenciones y vejaciones…de la población que vive bajo un verdadero Estado de terror continuo, cuando se manifiestan pacíficamente o cuando se encuentran en sus casas, donde los marroquíes entran violentamente sin órdenes de registro.

Estamos seguros que Marruecos no “mejorará la promoción y protección de los derechos humanos en el Sahara Occidental“…y en estas últimas semanas lo hemos comprobado de manera inequívoca; no se puede confiar en que este régimen vaya a cambiar de actitud sin que exista una presión internacional y algún mecanismo de control que le obligue a respetar el derecho de libertad de manifestación, expresión y reunión…etc. dejando de actuar impunemente al margen de las recomendaciones de la última Resolución del Consejo de Seguridad. Naciones Unidas, que está fallando (una vez más) en el Sáhara Occidental, demostrando que sus normativas se aplican selectivamente, en función de los intereses políticos y comerciales de algunas de las potencias que marcan la agenda del Consejo de Seguridad.

Por todo ello debemos seguir exigiendo, hoy más que nunca a la Naciones Unidas el control por parte de la Minurso de los DDHH., organizando visitas de observación y acompañamiento al Sahara ocupado, siendo testigos directos y denunciando las agresiones que se cometen diariamente; y a nuestro Gobierno exigirle que asuma de una vez por todas su responsabilidad, que le exige mayoritariamente la sociedad, no pueden seguir acordándose del pueblo saharaui solo en momentos electorales o cuando están en la oposición, para más tarde ofrecerles como moneda de cambio con vistas a obtener o salvaguardar intereses, abiertamente ilegales, con la potencia agresora de este pueblo.

Marruecos puede seguir hablando de “Autonomía”, últimamente ya hablan de “Federación” o “Confederación” o “Estado Libre Asociado”…van poco a poco mejorando su “ofrecimiento”…todo el tiempo que desee, confundiendo la solución de un conflicto de descolonización inacabado, con un problema de descentralización o regionalización interna, o nuevas propuestas sin fundamento. Los “Länder” en Alemania o una “Autonomía” en el Estado español, o Puerto Rico libremente asociado a EEUU…pero se equivocan, esto es otra cosa. Cualquier fórmula que pretenda imponerse, lejos de facilitar una salida al conflicto, no hace sino poner en riesgo la paz y la estabilidad del conjunto de la región, mas en la situación que vive hoy el Sahel.

El Pueblo saharaui ha resistido a lo largo de estos largos años de ocupación ilegal de su territorio; tras años de guerra, en 1991, bajo los auspicios de la ONU y de la OUA, el Reino de Marruecos y el Frente Polisario, acordaron un Alto el fuego y resolver el conflicto por la vía pacífica, suscribiendo un plan de Paz o de Arreglo. Han pasado más mas de veintidós años, y sigue Marruecos insistiendo en desvirtuar el problema, poniendo obstáculos hasta el final, con continuas maniobras para evitar aplicar la legalidad internacional, que establece claramente la necesidad de que el pueblo saharaui pueda decidir libremente su futuro; si quiere integrarse en Marruecos, si quiere ser una Autonomía dentro del Reino de Marruecos, o si quieren ser independientes, ratificado a través de la celebración de un Referéndum justo, libre e imparcial.

La solución del conflicto, la descolonización final del Sahara Occidental, es urgente y necesaria, ya que abrirá nuevas perspectivas no solo para el Pueblo Saharaui, sino también para el Pueblo marroquí y para el resto del Magreb, y traerá estabilidad política y cooperación entre las distintos pueblos y naciones.

Hoy en esta fecha de gran significado histórico, hay que recordar a los que han luchado y siguen luchando por la justicia y la libertad de este Pueblo hermano, que es por la justicia y la libertad de todos nosotros, y que día a día construyen con su esfuerzo los lazos de amistad y solidaridad entre los pueblos y que ya nunca podrán borrar.

José Taboada Valdés

Presidente de CEAS-Sahara.