Portada del sitioAgenda
Descargar en formato PDF
CONCENTRACIÓN DE AGRADECIMIENTO ANTE LA EMBAJADA SUECA

VIERNES 15, 13.30 HRS. EMBAJADA SUECA (calle Caracas 25, Madrid)

Agradecen al Parlamento sueco su ayuda al Pueblo Saharaui

Las organizaciones solidarias con el Sahara Occidental han convocado este viernes una concentración ante la embajada sueca en Madrid, en señal de agradecimiento al Parlamento sueco, que aprobó por mayoría solicitar de su Gobierno el reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como muestra de apoyo al proceso descolonizador del Sahara Occidental, acción que instan a secundar a los demás parlamentos de la Unión Europea.

Al acto asistirán representantes del movimiento solidario con el Sahara, miembros del Frente Polisario, saharauis residentes en España, así como representantes de partidos políticos y del mundo de la cultura y del cine.

El Ministro Consejero de la Embajada de Suecia en Madrid, Anders Carlsson, y el Primer Secretario, Johan Rydberg, recibirán a una delegación que les hará entrega de la carta dirigida al Sr. Per Westerberg, Presidente del Parlamento Sueco.

— 

Sr. Per Westerberg, Presidente del Parlamento Sueco

Estimado Sr.

En representación de las instituciones que dan apoyo a la sociedad saharaui, de la sociedad civil española y, dentro de ella, de las asociaciones que en todo el territorio español se solidarizan con la suerte de ese pueblo, en nombre de FEDISSAH (Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara) y de CEAS-Sahara (Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara), queremos hacerle llegar nuestro agradecimiento y nuestra felicitación por el acuerdo aprobado en mayoría por el Parlamento sueco de solicitar de su Gobierno el reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como una muestra de apoyo al proceso descolonizador del Sahara Occidental y en apoyo de los derechos imprescriptibles e inalienables del pueblo saharaui. Un reconocimiento que quisiéramos que Vd. hiciese extensible a todos los integrantes de la representación ciudadana del pueblo sueco que han adoptado esta medida que honra la larga trayectoria democrática de este país y su compromiso con la defensa de los derechos fundamentales de toda la humanidad. Han asumido un gesto que los dignifica y refuerza la acción de quienes, en este contencioso, asumimos la defensa consciente de las imperiosas razones de los más débiles.

Nos gustaría que esa decisión, audaz y reflexiva, se hubiese culminado con el refrendo del Gobierno a esa posición pero entendemos que las razones políticas no siempre caminen a la par de las razones de la dignidad y de la justicia. Con todo, hacemos votos porque ese país que ha sido una parte muy importante de la vanguardia europea en la defensa de los derechos humanos y de la libertad de los pueblos oprimidos se decida a asumir, en primer lugar, el reconocimiento del estado saharaui dentro de la Unión Europea.

Creemos llegado el momento de que un debate semejante al que se ha planteado en el Parlamento Sueco para refrendar esta medida se desarrolle en el resto de los países de la Unión y evidencie un cambio en la línea política de la Comunidad. Es necesario, de una vez por todas, que las palabras y los hechos se ajusten a una misma línea de intenciones presidida por el respeto al derecho y a la dignidad de los pueblos, por pequeños que estos puedan ser. Si se quiere que nuestras instituciones sean verdaderamente acreedoras a un Premio Nobel de la Paz, en principio injusto e injustificado, se hace imprescindible que dignifiquen su acción de gobierno y los signos significativos que emiten con muchas de sus acciones en política exterior. Europa tiene que ser consciente de que su futuro en el mundo pasa por asumir el liderazgo moral que su historia le ha concedido, liberada de la codicia y de la sobreexplotación de bienes y personas que han sido sus males asumidos y que es necesario compensar con todo lo bueno y digno que la civilización europea ha creado y puede transmitir al resto de la humanidad.

Una actitud, la de la Unión Europea, que, hoy por hoy, se demuestra silenciosa e indiferente ante los sufrimientos de los y las saharauis, cuando no complaciente y favorecedora con respecto al Reino de Marruecos y los abusos que éste ejerce sobre un territorio no autónomo como el Sahara Occidental… ¿Seguimos pensando aún en que los beneficios de la pesca del banco canario-sahariano son prioritarios, como la Sra. Damanaki, comisaria europea de Asuntos Europeos y Pesca?... ¿O que nuestro porvenir está en el comercio de los tomates, según afirma el Sr. Ciolos, comisario europeo de Agricultura¿?... ¿O en que la democratización de Marruecos pasa por que juegue un papel más efectivo como barrera frente a la inmigración africana, en la línea de los planteamientos de la Sra. Ashton, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad?.

Ni la carestía ni las dificultades que sufre la población saharaui refugiada de los campamentos de Tinduf (Argelia), ni los sufrimientos de la otra parte de este pueblo que vive bajo el dominio de una ocupación militar marroquí en su propio territorio, ni el expolio de los recursos (del que se benefician las empresas y los ciudadanos de la Unión) por parte de la potencia ocupante, ni el grito en busca de libertad y del reconocimiento de los derechos fundamentales que su complicidad no hace sino ahogar bastan para que, en años y años de denuncias, no se haya llegado más allá de, en su resolución de 13 de diciembre pasado, expresar una preocupación harto tardía reforzada por la designación de un ponente sobre la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental, en la persona del eurodiputado británico Charles Tannock. Un paso importante pero que juzgamos aún insuficiente para la rotura del muro de silencio que rodea policialmente al Sahara Occidental. En nuestro caso, nos sentimos particularmente tristes porque este reconocimiento político no haya sido encabezado por el Parlamento español, cuyos miembros ostentan todavía graves y grandes responsabilidades en relación con la suerte del pueblo saharaui. España es aún, oficialmente, potencia administradora del territorio y por lo mismo tiene un papel determinante en la consecución de un referéndum de autodeterminación mediatizado por la falta de una toma de posición clara y, sobre todo, responsable por parte del estado español. Y es que, pese a nuestros esfuerzos en ese sentido, sus señorías ni quienes tienen la responsabilidad de dirigir la política a nivel internacional han sabido o querido asumir sus competencias y responsabilidades en esta cuestión, condenando a los saharauis a un sufrimiento más prolongado que no se palia tan solo con ayudas en alimentos.

La resolución del contencioso del Sahara pasa, en primer término, por restablecer la equidad y la dignidad entre las partes en conflicto y afecta, en especial, a las y los saharauis, sin duda la parte más maltratada a lo largo de este contencioso. Solo así se comenzarán a cerrar las heridas sangrantes y sin cerrar desde hace treinta y ocho años Un intento más que loable en ese sentido es lo que han sabido materializar Vds. Desde la honestidad y el coraje político.

En Madrid, 15 marzo de 2013

FEDISSAH Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara.

CEAS-Sáhara Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara.