Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
MANIFIESTO FINAL #SAHARALIBRE12N

Hace un año, miles de saharauis acampaban en las afueras de El Aaiún para reclamar sus derechos fundamentales. Una protesta pacífica, un ejemplo de democracia, de lucha no violenta, de dignidad, UN GRITO DE LIBERTAD.

El violento desalojo llevado a cabo por las fuerzas marroquíes del campamento de la dignidad produjo una cifra indeterminada de muertos, heridos y personas detenidas que permanecen en huelga de hambre exigiendo su liberación, o en defensa de un juicio justo, y serán procesadas por cortes marciales, en una muestra más del talante escasamente democrático de la monarquía marroquí.

El desmantelamiento por la fuerza de Gdeim Izik todavía no ha sido aún condenado por el Gobierno español, tampoco las detenciones arbitrarias y las torturas que le siguieron.

Gdeim Izik sacó a la superficie lo que Marruecos pretende ocultar al mundo, el hecho de una población civil saharaui oprimida en su propio país, en violación de innumerables resoluciones y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Hoy, 36 años después, las tropas marroquíes siguen ocupando un territorio por la fuerza, en contra de la voluntad del Pueblo Saharaui y utilizando para ello todo tipo de violencias.

Gdeim Izik fue una manifestación contundente del rechazo saharaui a dicho hecho consumado, que dejó sus huellas en la dinámica que llevaría más tarde a los pueblos del Norte de África y del Golfo Pérsico a iniciar el proceso de lo que vino en llamarse "primavera árabe".

NUESTRA PRESENCIA HOY AQUÍ, MILES DE PERSONAS VENIDAS DE TODO EL TERRITORIO DEL ESTADO, también es una manifestación contundente de nuestro rechazo a la ocupación y también al apoyo que los diferentes gobiernos del Estado han concedido, de forma irresponsable, al permanente chantaje ejercido por el régimen marroquí.

España, tras la consolidación democrática, no puede seguir dando la espalda a las obligaciones de Estado que le corresponden en calidad de potencia administradora del Sáhara Occidental. NUESTRO PAÍS SIGUE SIENDO RESPONSABLE POLÍTICA Y LEGALMENTE DEL SÁHARA OCCIDENTAL COMO TERRITORIO NO AUTÓNOMO.

En este contexto ha sido posible el secuestro de Ainhoa Fernández Rincón, Rosella Urru y Enric Gonyalons. Manifestamos nuestra más sincera y profunda solidaridad con la familia y amistades más cercanas de las personas secuestradas con quienes compartimos muchas ilusiones y trabajos y a quienes consideramos también amigos y amigas, compañeros y compañeras.

Esta acción terrorista ha sido aprovechada para sembrar la duda sobre la viabilidad y pertinencia de la solidaridad humanitaria con la población saharaui refugiada en los campamentos de Tinduf. UNA VEZ MÁS MIENTEN Y SE PONEN DEL LADO DE LOS VERDUGOS, DANDO LA ESPALDA A LAS VÍCTIMAS.

Afirmamos rotundamente que la única responsabilidad de lo sucedido recae sobre la banda criminal que ha perpetrado el secuestro y en sus instigadores, sin que ni la población refugiada ni las autoridades saharauis tengan nada que ver en esta desgraciada circunstancia que pretende perjudicar las estrechas relaciones de cooperación, solidaridad y amistad que existen entre los distintos pueblos del Estado español y el Pueblo Saharaui.

NUESTRA RESPUESTA ES INEQUÍVOCA. Vamos a continuar, ahora más que nunca, con nuestra labor de apoyo y cooperación, con nuestros hermanos y hermanas saharauis.

Por todo ello, EXIGIMOS al Gobierno español, al nuevo Gobierno que salga de las urnas después del 20 N, que haga suyo un clamor social y político mayoritario en nuestra sociedad frente a su responsabilidad histórica y a la indiscutible deuda moral contraída con el Pueblo Saharaui, impulsando un referéndum que le posibilite ejercer su derecho a la libre determinación.

Exigimos un compromiso claro del nuevo Gobierno con 4 principios fundamentales que millones de personas de este país reclamamos a todas las fuerzas políticas:

• Defensa del Derecho de Autodeterminación del Pueblo Saharaui.

• Protección de los derechos humanos internacionalmente reconocidos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

• Reconocimiento diplomático de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y del Frente POLISARIO como representante único y legítimo del Pueblo Saharaui.

• Mantener la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria para el Pueblo Saharaui mientras perdure su situación de exilio y ocupación.

QUE QUEDE CLARO. Mientras la Comunidad Internacional, y particularmente el Gobierno Español, no ejerza las responsabilidades que le corresponden para alcanzar una solución justa y duradera al conflicto del Sáhara Occidental, las organizaciones de solidaridad y cooperación que trabajamos en el Sáhara Occidental mantendremos nuestro esfuerzo y nuestra presencia tanto en los campamentos de población refugiada como en los territorios ocupados.

Nosotras, nosotros, no descansaremos hasta que se haga justicia y este pueblo hermano pueda vivir en paz en su tierra, unidas las familias, sin muros y minas que se lo impidan.

SÁHARA LIBRE, NOSOTROS NO OLVIDAMOS