Portada del sitioPrensa y RecursosAgenda
Descargar en formato PDF
CEAS-Sáhara denuncia la manipulación de la memoria histórica en beneficio de los intereses marroquíes

Ante las repetidas inexactitudes y exabruptos vertidos desde ACAVITE (Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo) contra el Frente Polisario, el pueblo saharaui y el movimiento solidario con el Sáhara Occidental, queremos manifestar y poner en conocimiento de la opinión pública:

  1. Nuestra denuncia y repulsa hacia quienes convierten esta evocación y sus reivindicaciones en instrumento al servicio del Reino de Marruecos y de su política de ocupación y anexión; utilizando para ello unas informaciones muchas veces instrumentalizadas, manipuladas, falseando la realidad, siendo adjudicadas responsabilidades de manera indebida a acciones de los saharauis cuando eran obra de unidades militares marroquíes.
  2. El intento de conversión de un proceso de liberación nacional y descolonización, que cuenta con el aval y reconocimiento de la comunidad internacional desde 1963, en un mezquino ajuste de cuentas entre unos bondadosos colonizadores, en el papel de víctimas, y unos malvados colonizados, transformados en verdugos, curiosa visión paterno-colonialista de la historia que dice bien poco del rigor de quienes se atreven a defenderla. Y maniquea y deformada visión de un proceso en el que ignora que la primera sangre derramada de civiles atacados por una fuerza militar es la de ciudadanos y ciudadanas saharauis y no la de ningún español.
  3. Que en un contexto de guerra semejante, y aun cuando se lleve a cabo con todo derecho y legitimidad, se suelen producir víctimas y daños por ambas partes y que el causado a los saharauis no ha sido en absoluto menor que el que algunos y algunas manifiestan que se les ha causado pero que en el caso de aquellos tiene un sentido que lo justifica: el luchar por defender lo que es suyo.
  4. Que la honra y el respeto a la memoria de los muertos, que manifestamos y compartimos, no debe constituirse en mercadería o beneficio ni en medio de intoxicación ni mentira que en modo alguno les rinde homenaje.
  5. Que el pueblo saharaui ha pagado y paga un alto precio en su vida cotidiana: asesinatos, torturas, desapariciones y exilio, que nunca serán debidamente compensados por los causantes de los mismos. Pero por eso mismo están dispuestos siempre a defender la causa de la paz y la reconciliación entre los pueblos; no escatimando esfuerzos en esa dirección. El pueblo saharaui y sus Instituciones siempre se han pronunciado por el restablecimiento de la verdad y por la recuperación de la memoria histórica, y no han escatimado esfuerzos en este empeño en cuanto las circunstancias lo han permitido.
  6. Pero que por ese mismo motivo, no están dispuestos a pagar peajes ni aceptar chantajes de nadie, y menos de la propaganda marroquí, sabiendo que estos intentos proceden sin lugar a dudas de aquellos que se empeñan una y otra vez en mantener el conflicto enquistado y no aceptar las recomendaciones de la comunidad internacional a favor de la paz y de la autodeterminación del pueblo saharaui.

Tal vez su insatisfacción y su odio sea el motivo de semejantes desatinos que de ningún modo se justifican y menos aún por su manera de ejercitarlos, en beneficio de teorías conspirativas, y que solo sirven para descalificarlos y ponerlos en evidencia; pero pueden estar seguros de que con ello no benefician en absoluto a sus objetivos ni tampoco empañan la tradicional y fraternal convivencia entre los pueblos canario español y saharaui.

Madrid, a 22 de marzo de 2011